Alimentación según estado de salud

En los últimos años, el avance significativo de los conocimientos científicos relacionados con la Nutrición, la Biología y la Genómica ha provocado grandes cambios y avances en lo que se refiere a la relación existente entre salud y enfermedad, conjuntamente con los alimentos que ingerimos, los hábitos y el estilo de vida de cada persona. Estos avances han puesto de manifiesto que muchas patologías tienen un trasfondo nutricional; hecho que pone en evidencia que la alimentación desempeña un papel importante en la prevención de la enfermedad, así como parte del tratamiento terapéutico de muchas patologías.

Descubre cómo puedes mejorar tu salud y calidad de vida a través de una adecuada pauta de alimen-tación, seleccionando tu trastorno o patología.

Y, para más ayuda, aquí encontrarás unos menús orientativos que te ayudarán a llevarla a cabo.

 


Obesidad y sobrepeso

Qué es y a Qué se debe
Quién lo sufre
Síntomas y signos
Diagnóstico
Tratamiento Nutricional


La obesidad es una enfermedad crónica caracterizada por el aumento del porcentaje de grasa corporal y, consecuentemente, del peso corporal total. En cambio, en el sobrepeso, el exceso de grasa corporal es menor y, por lo tanto, existe un riesgo menor de sufrir otras patologías y trastornos asociados.

Sufrir obesidad o sobrepeso importante incrementa, de forma significativa, las posibilidades de padecer otras patologías como diabetes tipo 2, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, hiperuricemia, así como algunos tipos de cáncer.

La causa de ambas es un desequilibrio energético; es decir, existe un mayor consumo frente a un gasto de energía deficiente. Causas genéticas, alteraciones hormonales o ciertas enfermedades pueden fomentar la tendencia al exceso de grasa, pero en la mayoría de las ocasiones, la causa es ambiental: poca actividad física (cada vez más sedentarismo) y excesiva ingesta calórica (elevada ingesta de grasas, azúcares simples, etc.).


En general, en lo que llamamos países desarrollados, pero también cada vez más en los países en vías de desarrollo, la obesidad tiene carácter de epidemia.

Concretamente, en España, el porcentaje de adultos obesos es del 14,5%  y, con sobrepeso, un 38,5%. Además, las cifras de obesidad y sobrepeso en niños y jóvenes, de entre 2 y 24 años, son aún más alarmantes: un 14% padece obesidad y el 24% presenta sobrepeso.


El exceso de peso corporal conlleva un mayor cansancio y fatiga ante esfuerzos cotidianos, dolores articulares y de espalda, e incluso dificultades respiratorias.

Por su parte, el incremento de la grasa corporal condiciona un aumento de las tallas de ropa, menor flexibilidad, mayor dificultad para agacharse y para moverse en general.

Todo ello, provoca problemas psicológicos, fundamentalmente depresión y baja autoestima, además de las ya comentadas comorbilidades asociadas.


El diagnóstico suele ser antropométrico. Es decir, a partir del estudio dimensional del cuerpo y de los compartimientos corporales (porcentaje de grasa y grasa total) mediante equipos de valoración antropométrica.

En general, en adultos, el índice de masa corporal determinará si existe sobrepeso (igual o superior a 25 kg/m2) u obesidad (igual o superior a 30 kg/m2).

Calcula tu IMC .

Asimismo, para el estudio de la distribución de la masa grasa, se utilizan plicómetros, calipers y cintas métricas: si el perímetro de cintura en hombres es mayor de 102 cm, o bien de 88, en mujeres, existe un riesgo cardiovascular elevado.

Calcula tu riesgo cardiovascular .


En general, es una enfermedad que requiere tratamiento nutricional personalizado; pues, lo más prudente es acudir a un especialista .

A continuación, os ofrecemos unos consejos básicos para prevenir o disminuir las complicaciones:

  1. Realizar 5 ó 6 comidas al día, con el fin de mantener la glucemia en sangre estable, ayudar a controlar la ansiedad e incrementar el efecto termogénico de los alimentos.
  2. Empezar el día con un buen desayuno . Debe estar constituido, como mínimo, de una ración de cereales, otra de lácteos y otra de fruta. Se pueden incorporar otros alimentos, como aceite, tomate, jamón, etc.
  3. Limitar el consumo de grasas.
      • Utilizar poco aceite, huir de salsas como mayonesa, salsa rosa, nata liquida, etc.
      • Limitar el empleo de fritos, rebozados y empanados. Optar por plancha, horno, papillote, vapor y parrilla.
      • Sustituir lácteos enteros por sus homólogos desnatados, limitar el consumo de  helados, bollería, postres grasos, etc.
  4. Limitar el consumo de azúcares simples como azúcar de mesa, dulces, mermeladas, bebidas azucaradas, el uso de zumos como bebida habitual en vez de agua, etc.
  5. Seguir una dieta rica en fibra para conseguir una mayor sensación de saciedad y conseguir mantener o incrementar el tránsito intestinal.
      • Consumir 2 o más raciones de verduras y hortalizas al día y 3 o más de frutas
      • Aumentar el consumo de legumbres, a 2-3 veces por semana en las cantidades recomendadas
      • Preferir los cereales y sus derivados integrales (pan integral, arroz integral, cereales de desayuno integrales, etc.)
  6. Ajustar el tamaño de las raciones al gasto energético real.
  7. Al comer fuera de casa, elegir opciones bajas en calorías.
  8. Realizar algún tipo de actividad física de forma regular. Ir caminando al trabajo en vez de coger el coche o transporte público; o al menos, bajarse alguna parada antes; subir por las escaleras y no por el ascensor o las escaleras mecánicas; salir a dar un paseo en el tiempo libre; nadar en la playa, etc. 

 

En NUESTRA GASTROTECA encontrarás un ejemplo de menú adecuado y pensado para personas con exceso de peso.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·