INICIO > ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD > ALTERACIONES DE LA VESÍCULA BILIAR

Alimentación según estado de salud

En los últimos años, el avance significativo de los conocimientos científicos relacionados con la Nutrición, la Biología y la Genómica ha provocado grandes cambios y avances en lo que se refiere a la relación existente entre salud y enfermedad, conjuntamente con los alimentos que ingerimos, los hábitos y el estilo de vida de cada persona. Estos avances han puesto de manifiesto que muchas patologías tienen un trasfondo nutricional; hecho que pone en evidencia que la alimentación desempeña un papel importante en la prevención de la enfermedad, así como parte del tratamiento terapéutico de muchas patologías.

Descubre cómo puedes mejorar tu salud y calidad de vida a través de una adecuada pauta de alimen-tación, seleccionando tu trastorno o patología.

Y, para más ayuda, aquí encontrarás unos menús orientativos que te ayudarán a llevarla a cabo.

 


Alteraciones de la vesícula biliar

Qué es y a qué se debe
Quién lo sufre
Síntomas y signos
Diagnóstico
Tratamiento Nutricional


La vesícula biliar es el órgano encargado de almacenar la bilis producida por el hígado. Esta sustancia es liberada a través del conducto biliar durante la digestión de los alimentos con el fin de descomponer las grasas.

Dentro de las patologías que afectan a la vesícula biliar encontramos las siguientes:

  • Colelitiasis, cálculos en la vesícula biliar o litiasis biliar: Este trastorno consiste en la formación de piedras o cálculos en los conductos biliares o vesícula. En ocasiones, el volumen de estos no es mayor de 2 mm de diámetro por lo que se considera que es barro y no cálculos.

Las piedras pueden ser de naturaleza:

  1. Colesterolémica: Son las más frecuentes y aparecen como resultado del desequilibrio de la secreción de líquido biliar o de la producción endógena de colesterol, es decir, por la alteración del metabolismo de los ácidos biliares y colesterol. Están compuestos fundamentalmente por colesterol monohidrato, pero también contienen sales de calcio y glicoproteínas.
  2. Pigmentaria: Están formados por sales de calcio insolubles y son consecuencia de infecciones parasitarias, cirrosis o anomalías en la producción de glóbulos rojos (hemólisis) siendo ésta última causa la más habitual.
  3. Combinación de colesterol y pigmentaria.
  • Colecistitis: Consiste en la inflamación de la vesícula que provoca dolor en la zona abdominal. Habitualmente es consecuencia directa de la colelitiasis, aunque en ocasiones puede desencadenarse por otras patologías, como cáncer vesicular, entre otras.

Esta inflamación provoca que el conducto cístico que comunica con el tubo digestivo quede obstruido y, consecuentemente, la bilis no pueda salir del receptáculo biliar, acumulándose en su interior y distendiendo sus paredes.

Puede ser:

  1. Aguda: Inflamación repentina que cursa con dolor punzante.
  2. Crónica: Cuando son cuadros repetitivos de agudos.

En general, la población más propensa a padecer coleliatisis colesterolémica es la femenina, especialmente en los rangos de edad más elevados y si se padece hipercolesterolemia, fibrosis quística, obesidad, resección del íleo o diabetes. Otros estudios muestran que la probabilidad aumenta en el caso de consumidoras habituales de anticonceptivos orales y otros tratamientos estrogénicos.

Sin embargo, niños y ciertas razas son más propensos a padecer la colelitiasis pigmentaria, como consecuencia de trastornos hemolíticos crónicos, nutrición parenteral y algunos fármacos.

La colecistitis es 3 veces más prevalente en mujeres hasta los 50 años. A partir de ese momento, los porcentajes entre sexos se equiparan.


Habitualmente la colelitiasis es asintomática, aunque puede presentar cuadros de cólicos en los casos agudos. En este caso, aparece dolor debajo de las costillas (hipocondrio derecho), a veces similar al de un infarto de miocardio, y digestiones pesadas, fiebre, vómitos, náuseas, ictericia y ansiedad.

La colelitiasis suele desarrollarse con complicaciones en personas mayores de 65 años, provocando infecciones en las vías biliares, fístulas en la vesícula, abscesos, coledocolitiasis, pancreatitis aguda e incluso perforación del receptáculo biliar.

Asimismo, la colelitiasis puede derivar en colecistitis si hay infección y los síntomas se manifestarán a modo de dolor abdominal que podrá ser intermitente o permanente e irradiarse hacia la espalda, fiebre, náuseas, escalofríos, vómitos e ictericia.


El método de diagnóstico por excelencia en este tipo de alteraciones vesiculares es el de imagen, como TAC o ecografías, ya que son capaces de mostrar el grosor de las paredes de la vesícula, las piedras e incluso el barro.

Otras pruebas, como la colecistografía oral, casi no se usan.


En el tratamiento de estas alteraciones vesiculares, cuando cursan con sintomatología, suele hacerse necesario la extracción de la vesícula (colecistectomía) habitualmente por medio de laparoscopia. En el caso de la colelitiasis de colesterol el empleo de fármacos diluyentes de las piedras o litotricia no suele tener un efecto duradero, por lo que los cálculos vuelven a aparecer con posterioridad.

La extirpación de este órgano no vital conlleva ciertos cambios en las pautas nutricionales, entre las que cabe destacar las siguientes:

  • Realizar 5 tomas al día de pequeño volumen.
  • Masticar mucho antes de tragar.
  • Evitar los alimentos con una composición rica en grasa: embutidos, bollería industrial, salsas…
  • Evitar preparaciones culinarias con mucha grasa: fritos, estofados, rebozados…
  • Evitar los alimentos flatulentos: legumbres, coles, brócoli, cebolla…
  • Evitar el abuso de condimentos.
  • Evitar alimentos irritantes: chocolate, cafeína, refrescos con gas…
  • Abandonar el alcohol y el hábito tabáquico.
  • Si desea bajar de peso o simplemente controlar sus comidas, lo mejor es contactar con un nutricionista titulado que pueda diseñar un patrón alimentario específico a sus necesidades. La pérdida de peso brusca y no controlada es especialmente peligrosa en este grupo de población.



PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·