Alimentación según estado de salud

En los últimos años, el avance significativo de los conocimientos científicos relacionados con la Nutrición, la Biología y la Genómica ha provocado grandes cambios y avances en lo que se refiere a la relación existente entre salud y enfermedad, conjuntamente con los alimentos que ingerimos, los hábitos y el estilo de vida de cada persona. Estos avances han puesto de manifiesto que muchas patologías tienen un trasfondo nutricional; hecho que pone en evidencia que la alimentación desempeña un papel importante en la prevención de la enfermedad, así como parte del tratamiento terapéutico de muchas patologías.

Descubre cómo puedes mejorar tu salud y calidad de vida a través de una adecuada pauta de alimen-tación, seleccionando tu trastorno o patología.

Y, para más ayuda, aquí encontrarás unos menús orientativos que te ayudarán a llevarla a cabo.

 


Hipertensión

Qué es y a Qué se debe
Quién lo sufre
Síntomas y signos
Diagnóstico
Tratamiento Nutricional


Antes de entrar en materia es conveniente saber que la presión arterial es la fuerza que impulsa la sangre, desde el corazón a los tejidos, a través de las arterias. Así, podemos decir que la hipertensión arterial es una alteración caracterizada por un aumento patológico y crónico de la presión arterial, por encima de los valores normales.

En función de la causa que la provoca hablamos de:

Hipertensión arterial esencial (sin causa conocida) y que representa  la mayoría de los casos. Viene dada por la acción conjunta de distintos factores:

  • herencia,
  • factores psicológicos,
  • alimentación inadecuada,
  • hábitos de vida poco saludables.

Hipertensión arterial secundaria (como resultado de otra enfermedad), sufrida por cada 5 de 100 pacientes, con los siguientes factores de riesgo:

  • insuficiencia renal,
  • estrechamiento de arterias, 
  • tumores productores de sustancias vasoconstrictoras,
  • enfermedades del sistema nervioso,
  • factores tóxicos, como drogas, alcohol, medicación (anticatarrales, antidepresivos...).

Existen elevadas cifras de prevalencia de hipertensión arterial en países desarrollados, como es el caso de España.

Según datos de la Sociedad Española de Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), un 35% de la población adulta española padece hipertensión; porcentaje que se eleva hasta al 68% en mayores de 60 años.


Habitualmente es asintomática. No obstante, es recomendable tomar la tensión ante dolores de cabeza en la parte inferior, vértigos, zumbidos de oídos, alteraciones visuales, palpitaciones, etc.

Pueden producirse daños circulatorios que afectan a distintos órganos:

 

  1. Hemorragias
    - Leves, en nariz o conjuntiva del ojo,
    - Graves: rotura de arterias.
  2. Trombosis, pudiendo causar:
    -  angina de pecho, 
    - infarto de miocardio,
    - ictus cerebral,
    - insuficiencia renal.

El diagnóstico se basa en el sencillo método de medición de la tensión arterial. Aunque es conveniente incluir analítica y electrocardiograma en el estudio.

A pesar de que existen distintos grados de hipertensión, se considera que un adulto es hipertenso cuando tiene tensiones arteriales por encima de 140–90 mm Hg.

El diagnóstico debe hacerse tras mediciones repetidas y periódicas, ya que existen ciertas situaciones que pueden alterarlo (ejercicio físico, estrés, medición incorrecta, etc.).


En general, es una enfermedad crónica que requiere de tratamiento (medicamentoso y/o nutricional) de por vida.

Para prevenir o disminuir las complicaciones, fundamentalmente debemos:

  • Llevar a cabo una pauta de alimentación saludable y equilibrada, basándola principalmente en la ingesta de verduras, frutas, legumbres, cereales, pescado, carne magra (con moderación) y con un consumo limitado de grasas saturadas. No tiene porque ser complicado .
  • Limitar el consumo de sal , por ser la principal fuente de sodio.
    - El exceso causa retención de líquidos y aumento de la tensión arterial. Es conveniente tomar menos de una cucharadita de café al día (menos de 5 gramos de sal al día).
    - El sodio no está presente sólo en la sal, sino también en el glutamato monosódico, alimentos en conserva, congelados, levadura, etc. Por lo que hay que leer la información nutricional de las etiquetas de los productos envasados, para seleccionar qué alimentos formarán parte de nuestra dieta hiposódica.
  • Controlar y prevenir el exceso de peso, ya que la obesidad está asociada a la hipertensión arterial. Y el exceso de peso obliga a un mayor trabajo cardíaco. + info  
  • Limitar el consumo de alcohol, ya que un uso mantenido del mismo puede contribuir al desarrollo y mantenimiento de la misma.
  • No abusar de las bebidas con cafeínas, por su efecto de corta duración de aumento de la presión arterial; aunque no existe evidencia científica clara de que su uso habitual contribuya a una hipertensión arterial.
  • Realizar ejercicio físico aeróbico a diario, según las posibilidades individuales. Algunas ideas .
  • No fumar.
  • Disminuir el estrés y las situaciones emocionales que lo provoquen.
  • No automedicarse, debido a que algunos fármacos pueden aumentar la resistencia vascular.

 

En NUESTRA GASTROTECA encontrarás un ejemplo de menú adecuado y pensado para personas con hipertensión.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·