INICIO > MONOGRÁFICOS > HIDRATACIÓN Y DEPORTE > EL AGUA, NUESTRO TERMOREGULADOR CORPORAL

Monográficos


EL AGUA, NUESTRO TERMOREGULADOR CORPORAL

El agua, el mejor termorregulador de nuestro cuerpo

Los sistemas de termorregulación de nuestro cuerpo son los siguientes:

•    Pérdidas pulmonares: En ambientes fríos, disminuye la presión parcial del vapor de agua; lo contrario de lo que ocurre en un ambiente caluroso. La disminución descrita aumenta las diferencias de presión con respecto a los 47 mm Hg que debían producirse en el aparato respiratorio; lo que obliga a “extraer” más agua corporal. Esto permite entender la sensación de sequedad que ocurre en las vías respiratorias en ambientes fríos. La cantidad de agua perdida aumenta más en situación de elevada altitud, donde además del frío extremo se produce una ventilación hipóxica, que exige un incremento de la ventilación pulmonar.
Estas pérdidas pulmonares, junto a las insensibles a través de la piel, están sujetas como se ha visto, a factores diversos, entre los cuales se encuentran los previamente comentados y algunos más. Así, la humedad y la temperatura ambiental, la presión barométrica, la altitud, el volumen de aire inspirado, las corrientes de aire, la ropa, la circulación sanguínea cutánea, el contenido corporal de agua, etc. pueden afectar a aquellas pérdidas insensibles de agua.

•    Pérdidas por sudor: Las otras pérdidas cutáneas son las que se producen a través del sudor (pérdidas sensibles); es decir, son las que se producen como resultado de la secreción sudorípara.
En condiciones que podemos denominar basales, la cantidad de sudor no es muy grande; pero en determinadas situaciones, como se expone a continuación, puede alcanzar valores realmente importantes y, aún preocupantes. Este hecho es el resultado de la función adscrita a la sudoración, es decir situar agua corporal en la superficie de la piel, para que la evaporación de la misma sea posible merced al propio calor del organismo. De esta manera, se evita la elevación no deseable de la temperatura interior, permitiendo mantener la temperatura corporal en su adecuado nivel funcional.

Por lo dicho cualquier condición ambiental o no ambiental que eleve la temperatura del cuerpo, va a conducir a una obligada pérdida de agua del mismo. En términos cuantitativos, la evaporación del 1 g de agua de sudoración requiere 0,585 Kcal.



La sudoración, ¿por qué sudamos?




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·