INICIO > MONOGRÁFICOS > > POR QUÉ NO ADELGAZO

Monográficos


POR QUÉ NO ADELGAZO

Qué factores pueden influenciar en el hecho que no se pierda peso y, por el contrario, se incremente

Nuestro cuerpo tiene unas necesidades energéticas determinadas: se produce un intercambio continuo de sustancias y una transformación de energía. Ésta se evidencia en forma de calor, para poder mantener una temperatura corporal constante; también se utiliza para mantener las constantes vitales: el latido del corazón, la respiración, etc. así como para realizar trabajo físico o muscular.

Todo este gasto debe ser compensado, diariamente, mediante la ingesta de alimentos. Si se produce un desequilibrio entre la energía de entrada y la de salida (ya sea por una sobreingesta o por una reducción en el gasto energético) es cuando el peso se ve alterado.
En este proceso, influyen muchos factores: algunos dependen de nuestra voluntad y otros (como ciertas enfermedades) se alejan de nuestro control. A continuación enumeramos, en rasgos generales, cuáles pueden ser los factores que determinan la oscilación en el peso:
• Metabolismo basal
Son las calorías que nuestro cuerpo requiere para el mantenimiento de sus funciones vitales a lo largo de todo el día. Éste representa hasta el 75% del gasto energético total y puede variar significativamente en función de la edad, el sexo o la cantidad de músculo que posea la persona. Las personas que padecen enfermedades como hipotiroidismo, ovario poliquístico o determinados síndromes genéticos tienen más probabilidades de sufrir exceso de peso debido a que su metabolismo está más alterado.

• Necesidades nutricionales para un óptimo crecimiento y para la reparación de tejidos
En edad de desarrollo, los requerimientos de nutrientes se ven aumentados; son de gran importancia nutrientes como las proteínas o los hidratos de carbono. Las personas que, por determinadas patologías, fracturas o post-operatorios, tengan que regenerar tejidos, también ven incrementados sus requerimientos energéticos.

Otros aspectos dependen más de nosotros mismos:
• Realización de actividad física
Según sea el tipo y la cantidad de trabajo muscular, las demandas de energía variarán. Aquellas personas que tengan una vida más sedentaria, necesitarán menos energía en forma de alimentos que los que mantienen una vida activa, realizando deporte de manera habitual o bien por su rutina diaria.

• Calidad y cantidad de ingesta de los distintos grupos de alimentos
La alimentación quizás sea el factor más determinante; si comemos de manera desequilibrada (con un alto aporte de energía en forma de grasas y azúcares), incrementaremos las posibilidades de padecer exceso de peso y sufrir enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad. Por el contrario, aquellas personas que no ingieren las calorías suficientes durante períodos de tiempo más o menos largos, presentarán una pérdida de peso, sobre todo, masa muscular, que a la larga puede comprometer su salud.



Haz de tu cuerpo un amigo




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·