GRUPOS DE POBLACIÓN CON MAYOR RIESGO

Conviene hablar de los grupos de población que pueden encontrarse en riesgo nutricional debido a los especiales requerimientos nutricionales que precisan.

•    Las mujeres lactantes:
No hay mejor alimento para el recién nacido que la leche materna, constituida, especialmente para sostener su crecimiento y desarrollo, por un correcto equilibrio de nutrientes. Todos los expertos en Nutrición y Pediatría coinciden en este concepto. No obstante, la composición de la leche materna de las mujeres vegetarianas, principalmente las veganas, es sensiblemente diferente, ya que contiene unos niveles inferiores de DHA, que interviene en el desarrollo del cerebro y los ojos. Debe tratarse, entonces, de ingerir DHA  (a través de suplementos de algas) o su precursor, el ácido alfa-linolénico. Éste último se halla en alimentos tales como semillas de lino molidas, aceite de lino, aceite de soja y aceite de colza. Asimismo, debería limitarse el consumo de fuentes de ácido linoleico, como el aceite de maíz, de cártamo y de girasol, así como de ácidos grasos trans, ya que inhiben la formación de DHA a partir de ácido alfa-linolénico.
Por otro lado, la leche materna fortalece el sistema inmunitario del lactante, reduce el riesgo de desarrollar alergias y la incidencia de enfermedades del tipo respiratorio o gastrointestinal, a la vez que crea un vínculo entre madre e hijo. Se aconseja a las mujeres vegetarianas que alimenten a sus hijos con leche materna hasta los 2 años de edad o más. + info


•    Los bebés y niños:
Si la decisión es no amamantar o existe un destete precoz, las fórmulas comerciales a base de soja serán la mejor elección.
A partir de los 4-6 meses se empezarán a introducir alimentos sólidos en la dieta, ya que es más difícil saciar el hambre y cubrir las necesidades del bebé solamente con la leche materna. Se puede empezar introduciendo arroz, cebada, verduras, frutas trituradas y zumos de fruta, en forma de papillas. Se incluirán también, de forma paulatina, alimentos más proteicos, tales como tofu o legumbres en puré y yogur de soja.
Durante todo el periodo de introducción de alimentos se debe observar que el bebé no desarrolle ningún tipo de alergia, así como evitar una ingesta excesiva de fibra.
No se recomienda que el niño vegetariano tenga una alimentación excesivamente restrictiva, ya que puede comprometerse el aporte de nutrientes, como calcio, hierro, zinc, vitamina B12 y vitamina D, entre otros. Así, si pueden introducirse alimentos derivados de la leche o el huevo, debe hacerse. Si no es así, debería valorarse la necesidad de suplementación.
Es esencial que durante la niñez se adquieran unos buenos hábitos alimentarios , ya que condicionarán el crecimiento y desarrollo del niño, así como la pauta de alimentación del futuro adulto.


•    Los adolescentes
:
Durante esta etapa de la vida es fundamental una adecuada alimentación, ya que existe un incremento en las necesidades de energía y nutrientes para hacer frente al desarrollo puberal y adolescente.
Cabe destacar que una alimentación vegetariana correctamente pautada, cubre perfectamente los requerimientos del adolescente y que, incluso, puede asociarse a un buen estado de salud. Los adolescentes vegetarianos consumen más vitaminas, minerales y fibra y menos dulces y grasas saturadas que los omnívoros. Para saber más cosas sobre la alimentación en la adolescencia, pincha aquí .


•    Las mujeres gestantes:

Si se hace un buen planteamiento de las necesidades que tiene la mujer gestante, no existe ningún inconveniente en seguir una dieta vegetariana. De hecho, no se han visto diferencias significativas en el peso, al nacer, en bebés de madres vegetarianas de las que no lo son.
Durante este período nutricional, se debe tener en cuenta que el bebé absorbe todos los nutrientes directamente de la madre y ésta debe tener buenas reservas.
En el embarazo aumentan las necesidades de proteínas, pero con una alimentación variada en cereales, legumbres, verduras, frutas y frutos secos se pueden cubrir perfectamente, sin necesidad de comer alimentos de origen animal.
Las necesidades de hierro también aumentan considerablemente, ya que es necesario para la formación de glóbulos rojos. Sin embargo, este aumento se compensa debido al aumento en la absorción de hierro durante esta etapa y, además, hay una disminución de las pérdidas por la desaparición temporal de la menstruación. De todas formas, hay riesgo de déficit de hierro en el tercer trimestre de embarazo, por eso se recomienda una ingesta adicional en forma de suplemento, tanto para vegetarianas como para no vegetarianas.
La carencia de zinc se relaciona con el riesgo de aborto o malformaciones en el bebé. Por ello ha de aumentarse su ingesta durante la gestación. Los alimentos ricos en zinc son las legumbres, nueces, semillas y cereales integrales.
El calcio interviene en la formación de los huesos y dientes, así como de los nervios y músculos. Para que no se obtenga el calcio a partir de las reservas de la madre y para la correcta formación del feto, es importante el consumo de alimentos ricos en calcio.
Por otro lado, la vitamina D es necesaria para la absorción de calcio, pero ésta puede ser sintetizada por nuestro propio organismo a través de la exposición solar. Por eso, es recomendable dar pequeños paseos durante el embarazo para poder sintetizar la “vitamina del sol”.
El ácido fólico es una vitamina del grupo B que se ha relacionado con problemas neurológicos en el bebé, pudiendo ser evitados aumentando la ingesta antes (si se planea un embarazo) y durante los primeros meses de gestación. No obstante, la alimentación vegetariana proporciona más cantidades de ácido fólico que la no vegetariana, ya que se encuentra en las legumbres y las verduras de hoja verde, altamente consumidas en personas veganas. + info 


•    Los más ancianos:
Con la edad, las necesidades referentes a energía y nutrientes se modifican. Así, debe reducirse la energía, pero es conveniente cuidar el aporte de vitaminas D y B6 y calcio. En la mayoría de casos, podría ser suficiente con tomar algunos alimentos enriquecidos y procurar una exposición al sol suficiente (favorece la síntesis de vitamina D).
Sin embargo, debido a la disminución en la capacidad de absorción de algunos nutrientes y la interacción con algunos fármacos, puede requerir una especial atención la dosis de vitamina B12.
Pero en cualquier caso, el anciano vegetariano puede disfrutar de una alimentación vegetariana, igual que se hace en las demás etapas del ciclo vital.
Otras recomendaciones para los ancianos.

En conclusión, tal y como se comentaba al inicio del capítulo, queda patente que se puede ser vegetariano y estar adecuadamente nutrido si nos asesoramos de forma correcta.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·