MANDARINA

Descripción y características:

La mandarina (con tres especies: Citrus reticulata, C. unshiu o C, reshni) pertenece a la familia de las Rutáceas, cuyos miembros portan un gran sabor y aroma.

Esta fruta es el fruto del mandarino y tiene unas características morfológicas similares a las de otros cítricos, aunque con sus particularidades propias. Su tamaño fluctúa entre los 50 y 100 gramos de peso y su forma es esférica y ligeramente achatada. El color externo es naranja o naranja-rojizo y su interior contiene una pulpa del mismo color, sabor dulce aunque acidulado y muy jugosa, la cual está compuesta por un número variable de gajos fácilmente separables por la presencia de sustancias pécticas entre y alrededor de cada uno de ellos.

Su origen se establece en China. De hecho, su nombre procede de los “mandarines”, unos gobernantes de la zona que vestían atuendos naranjas. Gracias a la acción migratoria, comenzó a cultivarse en Europa a partir del siglo XIX.

Los principales productores de esta fruta en la actualidad son Japón e Israel. En nuestro país la producción se centra en la región valenciana.

Los requerimientos edafoclimáticos del mandarino se pueden resumir en la gran sensibilidad ante las bajas temperaturas y salinidad, necesidad de humedad relativamente alta y suelos de naturaleza profunda y poco calizos, con buen drenaje y que permitan una aireación correcta de las raíces.

Variedades y mejor época de recolección:

Los tipos varietales de mandarina son los siguientes:

Clementinas: Su tamaño es pequeño y su sabor muy intenso.

  • Clemenules: Muy jugosa.
  • Clementina fina: Se recolecta en el periodo entre noviembre y enero.
  • Marisol: Muy precoz.
  • Oroval: Muy esférica y fácil de pelar.

Clemenvillas: Más grandes que las anteriores y de coloración más rojiza.

Satsumas: De mayor tamaño y menor sabor. Originarias de Japón.

  • Clausellina: Su calidad es muy pobre.
  • Okitsu: Gran resistencia al transporte y almacenamiento.
  • Owari: Pulpa muy jugosa.

Híbridos: Son complicadas de pelar, ya que la piel externa se encuentra muy pegada a la pulpa interna. Sin embargo, son muy jugosas y dulzonas.

  • Ellendale: No presenta gran resistencia al pelado y su corteza es rugosa.
  • Fortune: Su cultivo resiste las heladas.
  • Ortanique: De tamaño grande.

La mandarina es una fruta de otoño e invierno, pues es en este momento donde su recolección se hace óptima.

Composición Nutricional (100 gramos de alimento):

Energía (Kcal) 47,80
Agua (ml) 86,00
Proteínas (g) 0,70

Hidratos de carbono (g)  

De los cuales:

simples (g)

complejos (g)

10,80

 

10,80

0,00

Grasas (g)  

De las cuales:

saturadas (g)

poliinsaturadas (g)

monoinsaturadas (g)

Colesterol (mg)

0,20

 

0,00

0,00

0,00

0,00

Fibra dietética (g) 0,87

Vitaminas:

Vitamina C (mg)

Carotenoides (mcg)

Ácido fólico (mcg)

 

41,00

334,00

26,00

Minerales:

Potasio (mg)

Calcio (mg)

Fósforo (mg)

 

145,00

33,00

15,00

Para quién es buena la mandarina:

El aporte calórico de la mandarina es muy moderado, ya que presenta una alta proporción de agua y baja cantidad de azúcares, por lo que su consumo es muy apropiado para personas que desean controlar su peso.

La fibra es de naturaleza predominantemente péctica y se encuentra sobre todo en las envolturas blancas que recubren los gajos de su interior. En personas que deseen regular su tránsito intestinal, se recomienda no desprender estas cubiertas.

Su vitamina por excelencia es la C que le confiere su carácter antioxidante y preventivo ante la acción de los radicales libres y el desarrollo de resfriados en las épocas en las cuales se recolecta, es decir, en otoño e invierno, considerándose una potente defensa.

Contiene multitud de ácidos orgánicos, aunque predomina el ácido cítrico, el cual ayuda a alcalinizar la orina y a combatir las infecciones debido a su efecto potenciador sobre la acción de la vitamina C. Su uso está recomendado en personas con ácido úrico elevado (gota).

Los carotenoides, imprescindibles para el buen mantenimiento de la salud ocular y dérmica, están también presentes y son los responsables de su color anaranjado-rojizo.

Dentro de los minerales, cabe destacar el potasio el cual crea un efecto moderadamente diurético por lo que es aconsejable consumir esta fruta si se padece de tensión arterial elevada o piedras en el riñón. El calcio, aunque no con tanta eficiencia como los lácteos, y el fósforo ayudan al correcto estado de los huesos.

Por último cabe destacar su facilidad para ser ingerida por los más pequeños, ya que su pelado es realmente sencillo.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·