UNOS MOTIVOS PARA COMER FRUTA

En general, las frutas tienen una destacable proporción de agua, mientras que la mayor parte de su aporte calórico procede de los hidratos de carbono. La fructosa, la glucosa y la sacarosa, son los azúcares sencillos más mayoritarios, aunque algunas de ellas, sobre todo cuando están poco maduras, contienen también almidón.

Aportan fibra soluble (pectina, hemicelulosa, etc.) que favorece la sensación de saciedad y la regulación de la motilidad intestinal, entre otras funciones.

Además, siempre será mejor comerla sin pelar, ya que mejora la absorción de ciertas vitaminas presentes en ellas. De hecho, son una de las fuentes principales de vitaminas, especialmente vitamina C, que favorece la cicatrización de heridas, facilita la absorción del hierro de los alimentos y reduce el estrés oxidativo de las células; y beta-carotenos, que son los precursores de la vitamina A y tienen un gran poder antioxidante.

En cuanto a su contenido en minerales, las frutas no se caracterizan por un aporte significativo de ninguno en concreto en cantidades significativas, exceptuando el contenido en potasio y fosfatos.

Los mejores beneficios de su consumo
Finalmente destacar que las frutas contienen fitonutrientes: sustancias de origen vegetal beneficiosas para nuestra salud, que las convierten en auténticas "píldoras protectoras" para nuestro organismo. Por ello, si consumimos de manera regular alimentos con estas características, estaremos promoviendo una protección muy eficaz frente a enfermedades degenerativas y oxidativas, como muchos tipos de cánceres. Veamos a continuación, diferentes funciones de estos compuestos:

  • Antioxidante
    En concreto, los carotenoides (especialmente betacaroteno y licopeno), presentes en naranja, tomate, papaya, cerezas, sandía, uvas, plátano, melocotón, albaricoque, etc. Son los responsables de la coloración tan característica de estos frutos y les otorgan su gran poder antioxidante. Lo mismo pasa con los flavonoides (catequinas y antocianas) presentes en la uva, las cerezas o las ciruelas.
  • Antiinflamatoria
    El resveratrol, presente en las uvas tiene un gran poder antiinflamatorio. El vino tinto es especialmente rico en él, gracias al proceso de maceración de la piel de la uva durante su fermentación. No obstante, el prensado del fruto en la fabricación de mosto, permite extraer una cantidad nada despreciable de este antioxidante y, por lo tanto, estos jugos también pueden constituir una fuente interesante de esta molécula. Esto puede ser especialmente relevante en niños, mujeres embarazadas y en aquellas personas que no puedan o no quieran tomar alcohol.
  • Anticancerígena
    El licopeno y el resveratrol son los compuestos que presentan un mayor poder antitumoral. El primero tiene el tomate como su máximo representante y el segundo, tal y como se ha visto en el punto anterior, la uva.

Muchos motivos para comer fruta

1. Nos proporcionan una fuente de energía de consumo rápido; esta característica es importante si hablamos de niños en plena etapa de crecimiento, deportistas, etc.

2. Nos aportan fibras, las que les confiere cualidades beneficiosas para prevenir, o incluso, combatir enfermedades del sistema digestivo.

3. Tienen un gran poder antioxidante, gracias a los fitonutrientes presentes en muchas de ellas. Se recomienda un consumo diario de, al menos, 3 raciones.

Con todos estos beneficios, las frutas deben ser una parte fundamental del menú diario de todos los miembros de la familia. A pesar de ello, la monotonía en su presentación, la falta de imaginación o la falta de hábitos, hacen que no les demos la importancia que realmente tienen.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·