¿OLVIDA BEBER AGUA?

Gracias al agua nuestro organismo realiza funciones vitales como regular la temperatura corporal o depurar sustancias de deshecho, entre otras. Nuestro organismo está formado por más de un 50-60% de agua, de modo que debemos ingerir suficiente líquido para no deshidratarnos.

En el caso de los niños y adolescentes, debido a su continuo proceso de crecimiento y desarrollo, así como la gran cantidad de actividad física que realizan, su consumo es aun si cabe, más importante. El problema es que muchas veces se les olvida o prefieren consumir otras bebidas. En esta sección encontraremos consejos y sugerencias, para evitar que se les olvide beber suficiente agua cada día, además de limitar el consumo de otros tipos de bebida. El líquido de consumo principal tanto en niños como en mayores, debe ser el agua; no hay que esperar a tener sed para beber agua. La sensación de sed es una señal del organismo para indicar que está deshidratado, de modo que no podemos esperar a estar deshidratados para beber.

Veamos algunas de estas recomendaciones:

  • Llevar una botella pequeña de agua siempre en la mochila. Uno de los sitios donde más tiempo pasan los niños cada día, es la escuela y como siempre se llevan la mochila, podemos aprovechar para meterles junto a la media mañana y/o la merienda una botella pequeña de agua. Es fácil que durante el día tengan sed y si no tiene una fuente a mano, seguro que acabarán bebiendo de la botella.
  • Beber agua siempre antes, durante o después de las comidas. Una buena manera de recordar que tenemos que hacer algo es asociarlo con algún hábito que nosotros ya tengamos establecido, y el más fácil es el horario de las comidas. Ese podría ser un buen momento para recordar que no se pueden levantar de la mesa sin haber bebido al menos 1 gran vaso de agua, de manera que si eso lo hacen en las 4-5 comidas diarias que les tocan, como mínimo tendrán asegurados 4-5 vasos de agua diarios. Lo que tenemos que tener en cuenta si seguimos esta recomendación es que si se trata de un niño con inapetencia el vaso de agua nunca deberá ser antes ni durante la comida ya que sino aun comerá menos, en ese caso deberá ser justo al finalizarla. Por el contrario, si se trata de un niño con sobrepeso u obesidad, al promoverlo justo antes de las comidas, podemos favorecer la sensación de saciedad.
  • Jugar al juego de beber agua. Una manera de conseguir que nuestro hijo beba suficiente agua y que lo consigamos incluso nosotros, es inventar un juego en el que participen todos los miembros de la familia, sin que eso suponga un gran esfuerzo. Un posible juego podría consistir en colgar una imagen de una botella de agua, que podría dibujar el propio niño, en una parte visible de la cocina (un buen sitio podría ser la puerta del frigorífico). Y cada vez que alguien entrara en la cocina, esa persona debería beber un vaso de agua, si alguien se olvidara o no lo hiciera, debería pagar una prenda o hacer una pequeña prueba. De esta manera, los primeros días del juego los miembros de la familia beberían por “obligación”. Sin embargo, a medida que pasaran los días, el juego quedaría atrás pero ellos seguirían bebiendo agua cada vez que entraran en la cocina, porque mediante el juego habrían creado un hábito.



PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·