GARBANZOS

Descripción y características:

Los garbanzos (Cicer arietinum) pertenecen a la familia de las Leguminosae, al igual que el resto de las legumbres.

Estas semillas comestibles y de aspecto arrugado se encuentran encerradas en un fruto de forma ovoide.

Su origen se establece en Oriente Medio, probablemente en la región de Turquía desde donde se extendió hacia las regiones europeas mediterráneas y de ahí, al continente americano y de Oceanía. Actualmente los países productores mayoritarios son India y Pakistán.

Su nombre botánico de origen latino “cicer” sirvió de base para el nombre del filósofo Cicerón, denominado así por poseer en la nariz una verruga con forma de esta legumbre.

Los requerimientos edafoclimáticos de su cultivo se pueden resumir en resistencia a la salinidad y la sequía, temperaturas de germinación entre 25-35ºC y necesidad de suelos de naturaleza limosa-arcillosa o silíceo-arcillosa, aireados y con pH entre 6 y 9.

Las necesidades nutritivas de esta planta provocan que sea necesaria la rotación de cultivos para no desgastar el terreno. Lo ideal es cultivar la planta del garbanzo cada cuatro años.

Variedades y mejor época de recolección:

Los garbanzos se engloban en diferentes tipos varietales según la morfología y origen en:

  • Desi: Propios de la India. Son de tamaño pequeño y tonalidad amarilla u oscura.
  • Gulabi: De tamaño intermedio, más pequeño que grande, con aspecto liso y color claro.
  • Kabuli: Propios de la región mediterránea y americana. Son de tamaño mediano, arrugados y de color claro.

En España puede hablarse de los siguientes:

  • Blanco Lechoso: Típico del campo andaluz y extremeño. De muy buena calidad y morfología alargada, con surcos marcados y blanco amarillento.
  • Castellano: Tamaño medio o grande, redondo y amarillo.
  • Chamad: Híbrido del Castellano que suele cultivarse en Granada.
  • Pedrosillano: Típico de las Castillas y Andalucía. Muy pequeño y redondo.
  • Venoso Andaluz: De Granada. Sabor más intenso.

La variabilidad de cultivos y su fácil conservación posibilita que se encuentren disponibles al público durante todo el año.

Composición Nutricional (100 gramos de alimento):

Para quién es bueno comer garbanzos:

Los garbanzos forman parte de multitud de recetas típicas de distintos países y fiestas religiosas. Así, son parte indispensable de los pucheros y potajes de Semana Santa en España y no faltan en la mesa de las culturas árabes y griegas a modo de humus o purés.

Pese a que su valor calórico es moderado, contiene mayor cantidad de lípidos que otras leguminosas, sobre todo de naturaleza insaturada.

Parte de su popularidad se debe a su sabor neutro, que permite maridar con gran cantidad de alimentos, y a la facilidad de masticación y digestibilidad. Para ello, se hace necesario su remojo previo durante 12 horas al menos para conseguir una reducción de los factores antinutritivos y una ruptura proteica que conlleva el ablandamiento de la estructura.

Por la cantidad de isoflavonas que contiene y su relación con la mejora de los síntomas perimenopáusicos puede considerarse  como “la soja de la gastronomía española”.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·