BENEFICIOS DE LA FIBRA DIETÉTICA EN LAS ENFERMEDADES GASTROINTESTINALES Y SISTÉMICAS

•    Estreñimiento:
El consumo de fibra, tanto soluble como insoluble, mejora el estreñimiento leve y moderado. Esto se debe a que, por un lado, la fibra insoluble aumenta la masa fecal y, por otro, la soluble aumenta la biomasa bacteriana. No obstante, ambas contribuyen a la retención de agua.
Existen varios factores que estimulan la motilidad y los reflejos de propulsión y evacuación:
-    el aumento del volumen fecal y el consiguiente estiramiento de la pared intestinal
-    las sales biliares
-    los ácidos grasos de cadena corta y los gases, producidos en la fermentación

Si se trata de estreñimiento severo, la fibra puede ser a veces contraproducente, como en pacientes con lesiones de médula espinal o tránsito especialmente lento. + info

•    Diarrea:
La fibra altamente fermentable contribuye al mantenimiento de la función de barrera intestinal, dado que la absorción de ácidos grasos de cadena corta implica el arrastre de sodio y agua.
Además, situaciones como la toma de antibióticos, producen un descenso de lactobacilos y bifidobacterias, que protegen de la colonización por patógenos, produciéndose infecciones y diarrea. En este caso, la fibra fermentable, esencialmente la inulina, resulta beneficiosa. + info

•    Colitis ulcerosa:
La colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria del intestino que afecta a la capa mucosa del colon. Cursa con brotes repetidos de diarrea sanguinolenta, dolor abdominal y fiebre. Es de etiología desconocida aunque probablemente multifactorial.
En la colitis ulcerosa existe un defecto en la oxidación de los ácidos grasos de cadena corta por parte de las células del colon. Asimismo, se ha demostrado que un aumento de estos ácidos grasos de cadena corta, especialmente de butirato, a lo largo de todo el colon mejora la enfermedad.
El consumo de fibra es beneficioso en la colitis ulcerosa, ya que se asocia con una mayor producción de ácidos grasos de cadena corta (butirato) en el colon.

•    Diverticulosis:
La enfermedad diverticular se ha asociado con una baja ingestión de fibra.
Cuando existe un residuo insuficiente, el colon responde con la generación de contracciones más fuertes para poder propulsar el bolo fecal. La fibra ayudaría a disminuir la presión dentro colon, evitando la formación de divertículos.
La fibra insoluble más útil en la enfermedad diverticular es la que aportan frutas y verduras y en menor grado la procedente de los cereales integrales.

•    Cáncer colorrectal:
Los principales factores que hacen que la ingesta de fibra prevenga el cáncer colorrectal son la producción de ácidos grasos de cadena corta, sobre todo, butirato y que la fibra dificulta la conversión de ácidos biliares primarios en secundarios, que son procarcinógenos.
Existen otros factores y muchos están por probar, pero aún así se recomienda incorporar a la dieta cantidades de fibra de 30-35 g diarios, especialmente procedente de fruta y cereales.

•    Enfermedad cardiovascular:
La fibra soluble disminuye la absorción de los lípidos. Por ello, se recomienda aumentar su ingesta (10-25 g de fibra soluble y 2 g/día de fitoesteroles)  para disminuir el colesterol sérico y reducir el riesgo de cardiopatía. Además, se ha visto que el propionato, que es un ácido graso de cadena corta, inhibe un enzima (HMG-CoA reductasa), disminuyendo así la síntesis endógena de colesterol.
Asimismo, se sabe que el consumo de 20-30 g/día de fibra total, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular entre un 12 y un 20%. Incluso existen estudios que asocian una reducción del 30% del riesgo de enfermedad coronaria por cada 10 g/día que se aumenta el consumo de la fibra de fruta.

•    Diabetes:

También se asocia el consumo de fibra, sobre todo soluble, a la reducción de los niveles de glucemia en pacientes con diabetes tipo 1 y tipo 2. + info

Los mecanismos que se proponen son:

•    Retraso en el vaciamiento gástrico

•    Disminución en la absorción de glucosa al quedar atrapada por la viscosidad de la fibra

•    Producción de ácidos grasos de cadena corta: propionato (influye en la disminución en la producción de glucosa en el hígado) y butirato (reduce la resistencia a la insulina).




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·