EL PRIMER AÑO DE VIDA: LA LACTANCIA MATERNA

El primer año de vida es una de las etapas más cruciales de la vida, se dice que existe más diferencia entre el nacimiento y los 12 meses de vida, que entre el primer año y los 80. La talla aumenta entre 24-26 cm aproximadamente a lo largo del primer año y el peso, unos 7 kg durante el mismo período. Es por ello, que podemos afirmar que deficiencias o anomalías nutritivas durante esta etapa, pueden comprometer el futuro desarrollo del niño.

El neonato merece una especial atención ya que presenta una serie de exigencias nutricionales, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo, debido a una serie de características fisiológicas diferenciales, como las siguientes:

  • Gran  velocidad de crecimiento
  • Intenso metabolismo
  • Falta de maduración o de diferenciación tisular (especialmente sistema nervioso y sistema digestivo)
  • Inmadurez de órganos implicados en la regulación del metabolismo endógeno (sobre todo riñón e hígado)

Una vez más, en el recién nacido, resultan tan malos los excesos como las carencias. En el primer caso, debido a su inmadurez, puede no saber defenderse de esos excesos, y por el contrario, una deficiencia puede afectar al desarrollo de las funciones fisiológicas, retrasando la madurez de sus tejidos, o incluso, provocando su muerte.

Por todas estas razones, y de forma general, durante la primera fase de mayor vulnerabilidad, hasta los 5 o 6 meses de vida, se recomienda la lactancia materna ya que la leche es el alimento mejor preparado para la situación diferencial del lactante. Podrá ser leche materna o en su defecto, deben utilizarse leches denominadas de inicio, que intentan asemejarse a la composición de la leche materna. A partir de los 5 o 6 meses, se puede mantener como complemento, o no, la lactancia materna y se podrán introducir otros alimentos de forma paulatina y siempre siguiendo las recomendaciones del especialista.

La elección de la leche materna o la leche artificial es una decisión individual, pero a no ser que sea por motivos muy justificados (enfermedad de la madre, infección, etc.) se recomienda la leche materna por diferentes cuestiones como:

  • Aporta el equilibrio nutritivo ideal para el bebé
  • Posee una potente acción antiinfecciosa ya que facilita el establecimiento de la flora intestinal
  • Tiene muy buena digestibilidad, cosa que previene la aparición de cólicos y el estreñimiento
  • Contiene una concentración de sodio y potasio muy débil, que se traduce en una baja sobrecarga a nivel renal
  • Refuerza los vínculos afectivos entre la madre y el hijo

De esta manera, si tu elección acaba siendo la de alimentarle con tu propia leche debes saber que durante los meses que dura el embarazo, tu cuerpo va haciendo reservas para que, llegado el momento, puedas llevarlo a cabo. Hasta ese momento, y una vez hayas dado a luz, deberás seguir una alimentación adecuada, sana y variada siguiendo una serie de consideraciones que a continuación detallaremos. Debes tener muy presente que la leche es una secreción mamaria y por lo tanto, junto con ella el organismo puede eliminar otras sustancias que pueden resultar peligrosas para la salud del bebé.

  • Está contraindicado fumar ya que la nicotina del tabaco puede provocar vómitos, diarreas, excitación, taquicardia, etc. en el bebé.
  • Prohibido tomar alcohol, al igual que durante el embarazo.
  • No tomar ciertos medicamentos sin control médico. Las pastillas anticonceptivas, por ejemplo, pueden llegar a suprimir la leche, y otros medicamentos, pasar a la leche y llegar al bebé, con el riesgo que eso supondría.
  • Ciertos alimentos pueden hacer variar las características organolépticas de la leche: alcachofa, cebolla, espárragos, verduras flatulentas, setas, etc. pudiendo hacer que el bebé rechace la leche.
  • El café, el te o refrescos de cola, por su contenido en cafeína pueden causar irritabilidad y trastornos del sueño en el lactante
  • En algunos casos en que existen antecedentes familiares de alergias se aconseja que la madre limite la ingestión de leche de vaca, huevos, pescado azul, cacao y cacahuetes, entre otros.
  • Las necesidades nutricionales están ligeramente aumentadas durante la lactancia, ya que se considera que para elaborar 1litro de leche se necesitan unas 500-700Kcal. En este caso, este ligero aumento puede contrarrestarse con la ingestión de alimentos que ayuden o favorezcan la producción de leche como serían los lácteos en general (mejor desnatados), alimentos proteicos, frutas y verduras, etc. En cuanto a grasas, deberán proceder del aceite de oliva o de los frutos secos, ya que contienen grasas mono y poliinsaturadas, las llamadas grasas “buenas”, tratando de evitar los alimentos ricos en grasas saturadas (mantequilla, lácteos enteros, carnes muy grasas, embutidos, etc.). Es importante seguir haciendo una dieta sana, variada y equilibrada, igual que durante el embarazo.

En cuanto al niño, su desarrollo psicosocial y motriz durante este primer año sigue una tendencia que recogemos en el siguiente cuadro y que puede ayudarnos a entender su modo de comportase ante la comida. Teniendo claro siempre que cada niño evoluciona a su propio ritmo, así que solo será orientativo:

Edad Capacidades físicas Desarrollo personal y social
Desde el nacimiento hasta los 4 meses
  • Gira la boca hacia el pezón si le roza la mejilla
  • Succiona y traga
  • Hacia las 10 semanas ya reconoce el pecho o el biberón como fuente de alimentos
De 4 a 6 meses
  • Aumenta la fuerza de succión
  • Inicia movimientos de masticación
  • Usa la lengua para empujar la comida a la boca
  • Empieza a comer con los dedos
  • Se excita cuando ve la comida
De 6 a 9 meses
  • Puede sujetar un biberón
  • Bebe de una taza sujetada por un adulto
  • Empiezan los movimientos de masticación rotatorios (roer)
  • El movimiento de la lengua permite mejor manipulación de la comida
  • Empieza a mostrar sus preferencias y aversiones hacia la comida
De 9 a 12 meses
  • Intenta usar la cuchara
  • Mastica arriba y abajo
  • Come con los dedos con “pinza” más perfecta
  • Es consciente de lo que hacen los demás y los imita

Una vez pasados los 6 primeres meses de vida se suele recomendar la introducción paulatina de los diferentes alimentos, eso se hará siempre en base a lo que el pediatra estime oportuno y sobre esto existen ciertas discordancias. A continuación, veremos un ejemplo de calendario de introducción de la alimentación complementaria propuesto por el grupo de trabajo de pediatras de asistencia primaria de la Asociación Catalana de Pediatría:

Alimento Recomendación prferente (meses) Posibilidad (meses)
Cereales sin gluten 6 4-5
Fruta (zumo, puré) 6 5-6
Verdura y carne blanca – roja 7 6
Cereales con gluten 7 7
Verdura y pescado blanco 8 8
Derivados leche 9 9
Yema de huevo 10 10
Legumbres (un poco con la verdura) 10-11 10-11
Jamón cocido de la pierna o la espalda 10 10
Leche entera 12 12
Huevo entero 12 12
Jamón curado 12 12
Cordero 12 12
Huevo frito
15-18 15-18
Fresas
18 18
Pescado azul 18 18
Frutos secos triturados 18 18
Cacao 18-24 18-24
Embutidos 24 24
Mariscos y calamares 24 24
Frutos secos enteros 36 36

Esto no es más que un ejemplo y cada especialista recomienda, en un orden más o menos similar, la introducción de cada nuevo alimento. Pero en lo que sí estamos de acuerdo todos, es que se debe hacer con prudencia, de forma gradual y, nunca sustituyendo toda una comida por otra totalmente diferente y nueva. Además, es recomendable empezar con una textura semilíquida y en pequeñas cantidades, facilitando así la adaptación del bebé a los nuevos alimentos y texturas.

Esta adaptación no tiene porque ser traumática, y muchas veces los cólicos u otros problemas digestivos, están provocados por la rapidez en la introducción de nuevos alimentos, derivando en una debilidad de la flora intestinal del niño. No olvidemos que la alimentación debe resultar una actividad agradable, tanto para el bebé como para los padres, y que de estos primeros hábitos dependerá el futuro comportamiento alimentario de nuestro hijo.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·