COMEMOS FUERA DE CASA

Salir a comer fuera de casa supone un modo de celebración y disfrute, pero con frecuencia cuando vamos con niños no suele ser así. Muchas veces nos encontramos con situaciones en que no les gusta nada del menú o de la carta, o que solo quieren ir a restaurantes de comida rápida, donde sabemos que ni ellos ni nosotros acabaremos comiendo saludablemente. Por todo esto, el objetivo de esta sección es ser capaces de dar un giro a esta realidad, de modo que disfrutemos saliendo a comer fuera de casa mientras aprovechamos para animar a nuestros hijos, y a nosotros mismos, a probar alimentos y platos nuevos que en casa no tomamos.

Lo primero, es tener claro que debemos cambiar o mejorar nuestra forma de comer fuera de casa, ya que, en general, son alimentos o platos poco saludables pero de especial predilección tanto para niños, adolescentes, como para muchos adultos. Los platos que más les suelen gustar cuando salimos a comer fuera son las hamburguesas, la pasta con mucho queso,  los canelones o la lasaña, la carne rebozada, los filetes rellenos de jamón y queso, etc. Y todo esto, siempre acompañado por una gran guarnición de patatas fritas, un postre a base de helados o pastas dulces y para beber un refresco.

Nuestras alternativas saludables:

  • Pasta o arroz como segundo plato. Los niños muchas veces piden macarrones o espaguetis con salsa de tomate o a la carbonara como primer plato y luego un segundo a base de carne, o como único plato. Nuestra idea es que escojan ese plato de arroz o pasta pero que lo hagan como segundo y se lo coman después de una buena ensalada, o que sea un único plato pero probando nuevas formas de acompañamiento: un arroz tres delicias, una ensalada de pasta, unos tallarines salteados con champiñones con ajo y perejil, una paella de pescado, una lasaña o unos canelones vegetales, son algunos ejemplos.
  • Ensaladas originales. Elegir una ensalada como primer plato o incluso como plato único, siempre que sea completa, es una gran elección; sin embargo, esto no siempre es posible cuando hablamos de niños o adolescentes, ya que asocian la verdura a platos sin sabor y aburridos. Actualmente, en la mayoría de restaurantes existe una mayor diversidad de ensaladas o platos con verduras, mucho más originales y sabrosas y que pueden gustarle tanto a pequeños como a mayores. Podemos escoger una ensalada de pasta o de arroz, de manera que incluya uno de sus alimentos preferidos, o bien, ensaladas variadas y muy completas que incluyan entre sus ingredientes alimentos como atún, palitos de cangrejo, gambas, maíz, remolacha, tomates cherry, frutos secos, queso, jamón cocido troceado, pavo, pollo, etc. Incluso, podemos pedir que nos traigan alguna vinagreta de hierbas aromáticas, de mostaza, de frutos secos, salsa de yogur, etc. que la haga aun más apetecible y que les invite a probarla.
  • Segundos platos. La carne suele ser el plato que se escoge por excelencia como segundo. Es recomendable  intentar cambiar ese hábito, pidiendo, por ejemplo, algún pescado con alguna salsa que en casa no se hace, o bien, un pudding o hamburguesa a base de pescado con alguna guarnición original. También sería una buena elección pedir un revuelto de huevos con champiñones o gambas, unos pimientos del piquillo rellenos de bonito, marisco hecho a la plancha o unas croquetas de verduras o pescado. Si aun así, resulta imposible que elijan un plato de pescado, al menos, debemos escoger carnes magras hechas a la brasa, a la parrilla o a la plancha para reducir el aporte de grasas y con una guarnición vegetal a base de ensañada, verduras al horno o a la parrilla.
  • Comida rápida saludable. Es inevitable que en ocasiones tengamos que ceder a los deseos de los más pequeños, o a los nuestros propios, y acabemos eligiendo un restaurante de comida rápida, alguna pizzería o bocatería, para comer o cenar fuera, pero incluso este caso puede tener un buen pronóstico.

     > Si la elección final acaba siendo una hamburguesería debemos guiar a nuestros hijos para que escojan de manera saludable, y lo podemos conseguir eligiendo una ensalada como primer plato, que aliñaremos nosotros mismos con aceite y vinagre. Después podemos pedir una hamburguesa de tamaño mediano con lechuga, tomate, cebolla y como mucho una loncha de queso. Como salsa se le puede ofrecer mostaza o ketchup con moderación, pero no mayonesa. Y por último, como postres si quiere podrá escoger una ración pequeña de helado de leche o un yogur si es posible.  Todo esto acompañado de agua o un refresco Light y tratando de evitar la ración de patatas fritas, o bien, compartir una pequeña para toda la familia.

     > Si finalmente optamos por una pizzería primero deberemos convencer a los más pequeños para que compartan una ensalada con nosotros. A la hora de elegir la pizza hemos de ayudarles a elegir las especialidades que sean menos grasas, que no lleven doble de queso, ni salsas muy grasas o con demasiada carne. Será mejor escoger pizzas con verduras como una cuatro estaciones con alcachofas, champiñones, tomate en rodajas, o bien, con espinacas, zanahoria, cebolla, pimiento o espárragos. E incluso,  podremos añadirle ingredientes tales como maíz, atún, anchoas, gambas, mejillones, carne de pollo, etc. Estas ideas pueden servirnos incluso para hacer pizzas caseras, haciendo nosotros mismos la base o comprándola hecha para reducir el trabajo. Es una buena manera de comer un alimento, que les encanta, combinándolo con otros que a priori no les seducen tanto.

     > Si decidimos ir a una bocatería. Un bocadillo ya sea casero o no, no tiene porque ser algo muy calórico o poco saludable, también existen maneras para que resulte sano y sabroso. Además, puede ser una opción muy recurrente no solo para comer en el bar o restaurante, sino para llevarnos si hacemos alguna excursión o salida con los niños. La idea es primero de todo, escoger siempre que se pueda el pan integral, ya sea pan de barra o pan de molde, ya que así aumentamos la cantidad de fibra y conseguimos saciarnos antes. A continuación, debemos escoger alimentos menos grasos como pueden ser pechuga de pollo o pavo a la plancha o ahumados, jamón serrano o jamón cocido, queso bajo en calorías, tortilla o huevo duro; otros que son más energéticos pero saludables como atún, salmón ahumado o anchoas, y finalmente, añadirle uno o más ingredientes vegetales como pueden ser lechuga, tomate, pimiento en conserva o cebolla si el bocadillo es frío, o en el caso de que sea caliente, verduras a la plancha, al horno o a la parrilla como espárragos verdes, champiñones, pimiento,  berenjena, calabacín, cebolla, etc. De esta forma, podemos obtener un resultado magnífico en cuanto a sabor, y también en salud.

  • Postres saludables. Una de las debilidades de los niños, y también de los mayores son los dulces y es cierto que tomarlos de vez en cuando no supone ningún tipo de problema para la salud. Pero aun así, no está de más echar un vistazo a otros tipo de postres que podemos tomar de igual manera si estamos fuera de casa, que resultan tan de sabrosos como los otros pero mucho más saludables. Por ejemplo, podemos pedir una pieza de fruta del tiempo, un zumo de frutas natural o bien un yogur. Pero también nos pueden ofrecer postres más divertidos como una macedonia de frutas, una bola de helado con fruta troceada, una tarta casera de queso y frambuesas, piña natural caramelizada, etc.

Ponemos a tu disposición todo lo que debes saber de qué escoger en los distintos tipos de restaurantes. Para ello, haz clic aquí




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·