LA LACTANCIA

La leche materna contiene todas las sustancias nutritivas que permiten cubrir las necesidades del bebé en las proporciones y equilibrio adecuados para su ritmo de crecimiento y maduración. Ésta se empieza a secretar tan solo unas horas después del parto. La primera secreción es el llamado “calostro”, compuesto básicamente por inmunoglobulinas muy importantes para la protección del bebé. Pasados 2-3 días, la secreción pasa a ser más completa y consistente y es lo que llamamos leche de transición. Y no es  hasta pasados 4-7 días que secreta la leche madura.

La leche materna está especialmente diseñada para la alimentación de su bebé, al igual que pasa con cualquier otra especie. Es decir, la leche de una especie sólo es completamente válida para la alimentación de sus crías y no se recomienda la utilización de ninguna otra diferente a la de su especie.

Efectos beneficiosos de la lactancia materna

     • Fácil asimilación de los nutrientes de la leche, ya que está especialmente diseñada para el tracto digestivo del bebé.
     • Protección frente a infecciones gracias a los componentes inmunológicos que contiene.
     • Mejora el desarrollo psicomotor, así como en desarrollo mandibular y dental.
     • Menor riesgo de sobrealimentación, ya que es el propio bebé el que “decide” la cantidad a ingerir.
     • Protección frente a enfermedades alérgicas.
     • Promueve la relación afectiva entre madre e hijo.

La leche humana contiene:
- nutrientes (proteínas, lípidos, hidratos de carbono, vitaminas y minerales),
- enzimas digestivos,
- factores inmunológicos y de defensa,
- componentes bacteriostáticos,
- factores de crecimiento y desarrollo.

Es importante no olvidar que la calidad nutricional de la leche materna dependerá básicamente de la alimentación de la madre. Es decir, deberá cubrir sus propias necesidades y, a la vez, permitir la elaboración de la leche materna. Por ello, una vez más, nos fijaremos en el número de raciones recomendadas de cada grupo de alimentos para una mujer que amamanta a su bebé.

Raciones diarias recomendadas

Si observamos y comparamos este reparto de raciones diarias recomendadas con el del tercer trimestre del embarazo, se observan tres diferencias básicas que se detallan a continuación:

1) Adición de 1 ración de lácteos. Durante la lactancia aumentan las necesidades de calcio y por ello es necesario no descuidar la ingesta de alimentos ricos en este mineral. En el caso de que no nos gusten mucho los productos lácteos, debemos tener en cuenta la ingesta de otros alimentos ricos en el mismo como son semillas de sésamo, almendras, soja en grano, sardinas en conserva, moluscos, etc. Otra opción a tener en cuenta, es lUKJa adición de leche en polvo en purés y cremas.

2) Adición de 1 ración de feculentos o farináceos. Sólo debe tenerse en cuenta en el caso que la madre no cubra las necesidades energéticas.

3) Incremento de la ingesta de agua. Es debido a que es el principal componente de la leche materna y por esta razón es importante no descuidar la ingesta de líquidos (agua, infusiones, sopas, caldos, zumos, leche, etc.).

La cantidad del resto de grupos de alimentos no tiene porque verse modificada.

Recomendaciones a tener en cuenta durante la lactancia

1. Tener en cuenta que algunos alimentos pueden afectar a las propiedades organolépticas de la leche materna, y en algunos casos puede resultar más difícil de digerir. Estos alimentos son las alcachofas, las cebollas, los espárragos, los nabos, los apios, los puerros, los ajos, las coles, los rábanos y algunas especias picantes o irritantes.

2. Es aconsejable que se consuman de forma regular alimentos ricos en vitaminas hidrosolubles (frutas, verduras y hortalizas) ya que es una manera de enriquecer la leche.

3. Utilizar técnicas culinarias que no requieran la utilización de muchas grasas, como serían los fritos o los guisos, ya que pueden provocar digestiones pesadas.

4. Beber suficiente agua y aproximadamente 1 litro de leche a diario, o sus equivalentes en derivados lácteos (yogur, queso, requesón, etc.), con el objetivo de asegurar un buen aporte de calcio y proteínas.

5. Evitar las bebidas estimulantes como el café, el te o las bebidas de cola, ya que pueden pasar a la leche y alterar el descanso del bebé o causarle excitación.

6. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco y medicamentos, ya que pequeñas cantidades pueden pasar a la leche y provocar una intoxicación en el bebé.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·