UNOS EJERCICIOS PARA LOS PEQUEÑOS

Llevar una vida sana no implica solamente el seguimiento de una dieta saludable y equilibrada, sino también, la práctica regular de ejercicio físico. Se trata de un elemento importante del crecimiento y desarrollo de lo más pequeños, ayudando a mantenerlos activos, a mejorar su coordinación y prevenir enfermedades futuras.

Cuando hablamos de actividad física, nos referimos tanto a deportes de equipo o individuales, como a juegos que se pueden llevar a cabo en la escuela, en un parque, en casa, etc. El único objetivo debe ser: moverse mientras uno se divierte.

Beneficios del ejercicio físico entre los más pequeños

  • Mejora las habilidades motoras, cognitivas y de coordinación
  • Contribuye a una adecuada maduración del sistema músculo-esquelético
  • Mejora las funciones cardiovasculares
  • Previene el sobrepeso y la obesidad
  • Previene ante posibles enfermedades en la edad adulta 
  • Les enseña a relacionarse, compartir e interactuar positivamente con los demás

Trucos para incorporar el ejercicio a la vida de nuestro hijo

  • Buscar una actividad que se ajuste a las capacidades psicomotoras y de coordinación de nuestro hijo (un ejercicio para cada edad).
  • Procurar que al niño le guste esa actividad y se divierta con ella. Si nuestro hijo no se divierte o está incómodo deberemos buscar otra actividad que le satisfaga más, no se trata de obligarle a hacer algo que no le gusta y con lo que no se divierte.
  • Buscar actividades donde pueda jugar con otros niños, ya que a parte de divertirse aprenderá a relacionarse con los demás.
  • Organizar sus juguetes de manera que sea él quien pueda escoger a qué jugar y que no siempre necesite de nuestra ayuda o colaboración. Se trata de conseguir que sean independientes e ingeniosos a la hora de divertirse.
  • Ser modelos para nuestros hijos. Los niños aprenden de lo que los padres hacen, de manera que si desde pequeños se acostumbran a ver una actitud dinámica de sus padres y ven como se divierten haciéndolo, ellos también querrán probar.

Juegos, actividades, ejercicio, etc.

Te mostramos algunas actividades lúdicas que puedes practicar junto a tus hijos:

Para niños que empiezan a caminar:

  • Jugar con una pelota. Cuando los peques empiezan a dar sus primeros pasos les encanta ir detrás de una pelota y jugar con nosotros. Podemos pasárnoslas por el suelo, hacerla rodar para que la vayan a buscar, etc.
  • Jugar en la arena. En un jardín o en una caja de arena de cualquier parque nuestros hijos pueden jugar a excavar, llenar un cubo con una pala, etc.
  • Bailar. Desde que son bebés, los niños son muy receptivos hacia cualquier tipo de la música. Podemos poner nuestra música favorita y bailar con nuestro pequeño. La única norma es moverse mucho.

A partir de 2-3 años:

  • Jugar a fútbol. Se establecen unas áreas delimitadas para que actúen como porterías y ya se puede empezar a jugar. No es necesario que sean muchos niños para jugar, a partir de 1 niño por equipo puede empezarse el juego. Básicamente el objetivo a esta edad es que corran detrás de la pelota, son muy pequeños para entender que se trata de marcar y que quien más marque es quien gana, pero eso es lo de menos, lo principal es que se muevan.
  • Saltar a la cuerda. Es una buena manera para mejorar la coordinación de nuestros hijos. Podemos recuperar canciones con rima de cuando nosotros éramos pequeños para que resulte más divertido. Quizás no den más que 1-2 saltos seguidos, pero no importa, lo suyo es que se diviertan.
  • Estiramientos. Podemos aumentar su flexibilidad si ayudamos y enseñamos a nuestros hijos a hacer estiramientos adecuados a su edad. Tocarse los dedos de los pies con los de las manos, estirar los brazos por delante y por detrás del cuerpo, cogerse las dos manos y tirar los brazos hacia arriba de la cabeza, etc.
  • Ir a caminar o hacer una excursión por la playa o la montaña.
  • Montar en bicicleta o patines. Se trata de una actividad divertida que puede ayudar a aumentar sus reflejos y sus capacidades motoras. Con la ayuda de los mayores empezarán yendo con bicicleta de 4 ruedas para más adelante irse soltando solos.
  • Aprender a hacer malabares. Se trata de una disciplina algo complicada, pero empezando con bolas pequeñas adecuadas a sus manos, primero con una sola bola y cuando ya tengan más soltura coger otra, etc. Lo importante es que se diviertan.
  • Jugar a badminton o frontón. Especialmente el primero puede resultar fácil y divertido para ellos ya que la raqueta no pesa y es fácil de manejar. quizás al principio no consigan darle a la pelota, pero no importa, lo principal es seguir practicando y a medida que se vaya haciendo mayor, puede probar con el tenis, el padel o cualquier otro juego con raquetas.
  • Jugar a los bolos. Podemos ir a un centro de Bowling o jugar en el pasillo o el jardín de casa con unos bolos de plástico o madera. Nuestro hijo además de jugar aprenderá la responsabilidad de volver a ordenar los bolos para iniciar otra partida.
  • Recoger las hojas secas del jardín puede resultar una actividad divertida que además le acercará a la naturaleza.

Cualquiera de estos juegos deberá estar acorde con la edad y las capacidades de nuestro hijo. Lo más importante es que el niño se divierta jugando, ¡lo demás vendrá solo!




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2018 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·