RESTAURANTES SALUDABLES...

SI COMEMOS EN EL RESTAURANTE…

Muchas veces tendemos a pensar que es imposible no engordar y no disparar los niveles de colesterol, triglicéridos, etc. cuando comemos de forma habitual en restaurantes. Es cierto que es más complicado que si nos preparamos nosotros mismos la comida en casa; que requiere ser más cuidadoso y tener más fuerza de voluntad. Pero, si el trabajo lo precisa y no existe otra solución, no tiene porque ser un motivo de preocupación.

Lo primero que debemos hacer es elegir un buen lugar donde comer. En este sentido, es importante tener en cuenta que la comida rápida suele tener más calorías y grasas saturadas. Por ello, pizzerías, hamburgueserías, etc. no suelen ser la mejor opción. Sin embargo, hay que reconocer que en los últimos tiempos, cada vez es más habitual encontrar opciones más saludables, hasta en este tipo de restaurantes; con lo que incluso en estos lugares, si escogemos bien, podemos comer de forma saludable.

Una vez elegido el lugar donde comeremos, debemos proceder a escoger qué es lo que vamos a comer. Para ello, el primer consejo es utilizar las verduras como comodín. Es decir, si de primero decido pedir un plato de arroz, pasta, patatas o legumbres, podemos acompañarlo de verduras y hortalizas salteadas, o en formato de ensalada. O bien, podemos pedir un segundo, a base de pescado o carne magra, con una guarnición de verduras. Otra posibilidad es pedir un primer plato en forma de ensalada mixta, y un segundo rico en alimentos proteicos, como son la carne, el pescado o los huevos. El segundo consejo importante, es vigilar con la cantidad de aceite o salsas que contengan los platos que escogemos. Es fácil que en el restaurante nos traigan las ensaladas o las verduras previamente aliñadas o con alguna salsa (mayonesa, salsa rosa, salsa de queso, etc.); y si, además, el segundo plato que escogemos es alguna carne o algún pescado en salsa, muy probablemente el número de calorías ingeridas se disparará. Por ello, es importante limitar el consumo de salsas, así como pedir las ensaladas sin aliñar y hacerlo nosotros mismos. Por otro lado, otra buena opción, puede ser pedir un plato único: una ensalada con verduras y hortalizas que incorpore patatas cocidas, arroz, pasta, legumbres, barritas de cangrejo, atún al natural, pechuga de pollo o pavo, filete de ternera, huevo cocido, etc. De esta manera, en un solo plato conseguiremos unir alimentos de prácticamente todos los grupos, consiguiendo un menú variado y equilibrado, sin excesos de ningún tipo.

De postre, en general, lo ideal es comer una pieza de fruta, del tiempo o al horno (manzanas al horno, peras al vino, etc.), o bien un yogur desnatado. En cambio, otros postres tipo tartas, pasteles, dulces, etc. deben quedar sólo para ocasiones especiales (su contenido calórico es importante, así como el aporte de azúcares y grasas).

 

¿QUÉ ESCOGER SEGÚN EL LUGAR ELEGIDO?

  • RESTAURANTES DE COMIDA RÁPIDA (hamburgueserías, bocaterías, etc.)

Antes que nada, es importante resaltar que debemos limitar, en la medida de lo posible, este tipo de restaurantes. Ya que por mucho que cada vez se ofrezcan opciones más saludables, lo cierto es que, en general, su oferta es bastante limitada y suele estar cargada de grasas, hecho que la convierte en un tipo de comida excesivamente calórica.

Aún así, si de vez en cuando acudimos a algún restaurante de este tipo, la primera norma a seguir será la de usar la verdura como comodín. Es decir, si pedimos una hamburguesa o cualquier otro tipo de bocadillo, es ideal que lo pidamos con algún tipo de verdura: lechuga, tomate, espárragos verdes, cebolla, pimiento al horno, champiñones salteados, alcachofas, zanahoria, etc., o bien añadir la misma como guarnición, en lugar de las típicas patatas fritas.

Por otro lado, debemos evitar las carnes muy grasas, y escoger opciones como hamburguesas o salchichas de pollo o de pavo sin rebozar o lomo a la plancha o jamón cocido, en lugar de, por ejemplo, beicon con queso.

Tanto los bocadillos como, incluso, las ensaladas, no deberían contener nunca salsas (mayonesa, salsa rosa, crema de leche, etc.). Es mejor aderezar con un aliño a base de aceite de oliva y vinagre o, como máximo, con un poquito de mostaza o kétchup.

En aquellos lugares en que se ofrezcan ensaladas completas como opción, podemos elegir una y tomarla como único plato.

Como postres será mejor evitar los helados, tartas u otros dulces, y escoger fruta o yogur desnatado, siempre que sea posible.

 

  • RESTAURANTES DE COMIDA ORIENTAL (chinos, japoneses, etc.)

En este tipo de restaurantes, lo mejor será decantarse por ensaladas, verduras salteadas o en tempura*, carnes sin ningún tipo de salsa, pescado con especias, o bien arroz o pasta, tipo tallarines o espaguetis, salteados con verduras. Es importante tener en cuenta que son lugares donde abundan los fritos: pan chino, rollito de primavera, pollo frito, buñuelos de pescado, etc. Y también las salsas: pollo, pato o cerdo agridulce, cordero guisado, etc. Y debemos evitarlos en la medida de lo posible.

En cuanto a los postres, será mejor escoger fruta o yogur desnatado, siempre que sea posible. Prescindir del helado frito, frutas en almíbar, flan con nata, etc. todo ello con un alto contenido calórico.

* La tempura es un tipo de preparación culinaria de origen japonés que consiste en freír vegetales y mariscos mediante una ligera pasta elaborada con agua fría y/o hielo y harina. El resultado debe quedar muy poco aceitoso y crujiente.


  • RESTAURANTES ITALIANOS, PIZZERÍAS, ETC.

Si nos apetece una pizza elegiremos, por ejemplo, una que sea rica en verduras, como una vegetal, o una Cuatro Estaciones. Podemos incluir verduras como alcachofas, cebolla, pimiento, zanahoria, berenjena, tomate fresco, champiñones,… Además, podrá contener marisco, moluscos (mejillones, calamares, etc.) o pescados tipo atún, ya que se trata de alimentos que no incrementan excesivamente el aporte calórico.

En cambio, deberemos evitar las pizzas con doble de queso, quesos azules o curados, pizzas con salsas tipo carbonara u otras salsas, así como pizzas con carne picada o carnes muy grasas o embutidos. Si queremos algún tipo de carne, será mejor escoger alguna especialidad que lleve pollo entre sus ingredientes.

En cambio, si lo que nos apetece es un plato de pasta, la norma de las salsas deberá ser la misma. Es decir, evitar todas aquellas que sean ricas en crema de leche, quesos azules o muy curados, etc. En cambio, una buena opción puede ser pedir la pasta con un aliño especiado o salteada con verduras y carne o pescado. Incluso, podría ser apta una salsa de tomate casera, pero que en lugar de carne picada llevara atún, o un toque de especias que le daría un sabor diferente y especial.

En cualquiera de estos casos, lo ideal es combinar el plato principal con una buena ensalada, verde o mixta, ya sea para compartir o como primer plato. Así conseguiremos llenarnos antes y no comer de forma abusiva.

Para los postres, una vez más, debemos limitarnos a fruta natural, o al horno, o yogur desnatado, siempre que sea posible. Incluso podemos escoger alguna mouse de frutas ligera. Evitar las tartas, los postres caseros como el tiramisú, por su elevado contenido en azúcares y grasas.

 

  • RESTARURANTES INDIOS, GRIEGOS Y TURCOS

En este tipo de restaurantes la mejor opción es escoger platos ligeros, como pan de pita relleno de verduras, pollo y ternera. Asegurarnos que no añaden ningún tipo de salsa, como mayonesa o cremas de queso, que multiplican el contenido graso del plato. Podemos elegir los típicos purés de garbanzos u otras legumbres para combinar con la carne y deberemos evitar las patatas, ya que suelen servirse demasiado grasas.

En lo que se refiere a postres, en estos lugares es habitual encontrar postres típicos hechos a base de frutos secos, grasas vegetales y azúcares, así que es mejor prescindir de ellos, o bien compartir una ración con alguno de nuestros acompañantes, con el fin de rebajar el aporte calórico.

 

  • RESTAURANTES MEJICANOS

La mejor elección es elegir carnes magras y verduras, para rellenar las típicas tortitas de maíz, así como combinar con alguna ensalada sin ninguna salsa adicional (mayonesa, guacamole, etc.).

En el caso de que nos apetezca algún tipo de plato para picar, será mejor evitar los fritos y rebozados (croquetas, buñuelos, etc.) así como los alimentos gratinados con queso (quesadillas, nachos, etc.).

Para los postres, elegir fruta fresca, algún sorbete sin azúcar o yogur desnatado, siempre que sea posible. Y evitar los postres típicos, como dulce de leche, flan de café, guayabas en almíbar, etc.

 

 

 

  • RESTAURANTES PARA IR "DE TAPEO"

La mejor opción en estos lugares es pedir raciones sin salsas, ni fritos. Es decir, evitar las patatas bravas, las croquetas, los buñuelos de bacalao, etc. Podemos elegir tapas de marisco o moluscos y pescado (gambas al ajillo, langostinos a la plancha, calamares, sepia y chipirones a la plancha, berberechos y almejas al limón o al vapor, mejillones al vapor, etc.), así como champiñones salteados con ajo y perejil, pinchos con tomate laminado y orégano, brochetas de pollo y verduras, etc. Es importante además, evitar el pan, o tomarlo en raciones pequeñas y acompañarlo todo con agua, algún refresco light o cerveza sin alcohol.

 

 

  • BARES O RESTAURANTES PARA TOMAR PLATOS COMBINADOS

En este tipo de establecimientos, nuestra recomendación es combinar los diferentes grupos de alimentos de la forma correcta, así como elegir un tipo de cocción saludable. Por ello, es recomendable combinar una ensalada, verde o mixta, que aderezaremos nosotros mismos. Además de un alimento principal como sería la carne o el pescado, en cualquiera de los dos casos escogeremos cocciones que no requieran mucha grasa para su elaboración, como a la plancha, a la parrilla, a la brasa o horneado.

Y si por último, llevara también una guarnición de patatas fritas, éstas deberíamos cambiarlas por patatas asadas  o hervidas, o bien champiñones, gambas o verduras, en forma de revuelto, sin demasiado aceite. Si tomamos pan, como máximo una ración pequeña, y acompañarlo todo con agua, algún refresco light o cerveza sin alcohol.

 

  • RESTAURANTES DE AUTOSERVICIO

En restaurantes donde ofrecen autoservicio, es muy fácil dejarnos llevar por la vista, y escoger platos o alimentos que luego no son de nuestro agrado. Esto suele pasar porque “comemos con la vista”. Y, además, porque solemos llegar al lugar con demasiado apetito. Por ello, nuestra primera recomendación es haber tomado un pequeño tentempié, a media mañana o a media tarde, con el objetivo de llegar a la hora de la comida principal con el apetito justo y poder dedicar un tiempo, a pensar qué escoger, una vez hayamos visto la oferta que hay.

A continuación, lo mejor, es elegir una ensalada de primero. Puede ser verde, o bien podemos añadirle una pequeña ración de pasta, patatas, arroz o legumbres, que la convertirá en un plato muy completo. Y de segundo, podemos elegir algún pescado, al horno o a la plancha, con una guarnición de zanahorias, patatas al horno, champiñones salteados o ensalada, evitando siempre patatas fritas, croquetas u otros acompañamientos fritos. Si tomamos pan, como máximo una ración pequeña y acompañarlo todo con agua, algún refresco light o cerveza sin alcohol.

Por último, para los postres será mejor evitar los helados, tartas, frutas en almíbar  u otros dulces. Mejor escoger fruta natural, o al horno, o yogur desnatado, siempre que sea posible.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·