UNOS MOTIVOS PARA COMER TUBÉRCULOS

Un tubérculo es un tallo subterráneo engrosado, donde se acumulan los nutrientes de reserva para la planta. La reproducción se hace por semilla o por plantación del propio tubérculo.

Cuando pensamos en su consumo, lo relacionamos  con el de cereales y legumbres. Lo hacemos porque comparte su principal nutriente con ellos, los hidratos de carbono; por esta razón, se engloba dentro del mismo grupo de la pirámide de los alimentos.

¿Por qué debemos comer tubérculos?

  • Porque nos proporcionan energía de larga duración a partir de hidratos de carbono complejos.
  • Porque aporta gran cantidad de minerales, en especial potasio.

A continuación, veremos más a fondo los diferentes alimentos que componen este grupo:

• PATATA (Solanum tuberosum)
Es un tubérculo del género de las Solanáceas. Es originaria de los Andes y existen miles de variedades de patatas, lo que garantiza que se pueda cultivar prácticamente en todo el mundo.

Es uno de los alimentos más consumidos en el mundo por su fácil cultivo y elevado aporte nutritivo.

Contiene un elevado porcentaje de agua, es una fuente importante de hidratos de carbono complejos, concretamente almidón y, de sustancias minerales como el potasio. Su contenido en proteínas es bajo al igual que fibra y vitaminas. A pesar de que destacan las vitaminas B6 y C en el momento de la recolección, pero durante el almacenamiento y la cocción, su contenido se ve reducido de forma significativa.

La patata de carne amarilla, por su coloración, tiene mayor contenido en pro-vitamina A que la de carne blanca. Su valor calórico no es elevado, pero si se consume frita o guisada, puede triplicar ese valor ya que absorbe gran parte de la grasa que se emplea durante su cocinado. Lo ideal es tomarlas hervidas, cocinadas al vapor o asadas al horno con su piel, ya que así conservaremos mejor sus propiedades nutritivas.

Dado su elevado contenido en potasio, aquellas personas que padecen problemas de riñón, deberán dejarlas en remojo durante varias horas antes de tomarlas, cambiando el agua varias veces, para que el potasio pase al agua y reducir así, el contenido del mismo.

La patata es un alimento muy nutritivo y se recomienda un consumo diario junto con verduras, ensaladas, legumbres, purés, etc. como primer plato, o bien, como guarnición de los segundos, al vapor, al horno o papillote, etc.

Aquí os mostramos unos cuantos ejemplos sabrosos y saludables de platos preparados a base de patata:
   o Patatas asadas al ajo
   o Patatas rellenas de bonito
   o Ensalada de patatas
   o Salteado de verdura con patatas
   o Patatas al horno con brandada de bacalao
   o Puré de patata con espinacas
   o Guarnición de patatas a lo pobre

Como vemos, todas ellas son recetas fáciles , ricas y sabrosas elaboradas con patata, acompañada de verduras y otros ingredientes que los convierten en platos saludables para toda la familia.


• BATATA (Ipomea batatas)
Llegó a España con Cristóbal Colon, antes que la patata y el maíz y, pertenece a la familia de las Concolvulaceas. Existen más de 400 variedades que se diferencian por el color de su piel y/o de la carne o, por su textura; las más comunes son las de piel roja o rosada y carne blanca. Las variedades más destacables son la batata y el boniato, este último caracterizado por su carne anaranjada y dulce.

La composición de este tubérculo es muy similar a la de la patata. Presenta un sabor dulce debido a su elevado contenido en azúcares y, por su riqueza en hidratos de carbono, se puede decir que es un alimento de alto valor energético.
En cuanto al contenido vitamínico cabe destacar el aporte de pro-vitamina A, muy superior al de la patata, además de vitamina E, C y ácido fólico.
Además, este tubérculo es una buena fuente de potasio y contiene mayor cantidad de sodio que la patata.

Gracias a su contenido en azúcares, hidratos de carbono complejos (almidón) y a su valor calórico, la batata es un alimento adecuado para niños, personas que realizan ejercicio físico o trabajo físico importante, así como para personas que e se encuentran convalecientes. Sin embargo, en caso de sobrepeso, obesidad o diabetes, se ha de moderar la cantidad y frecuencia de consumo.

La batata siempre se consume cocinada y nunca cruda, ya que es muy indigesta y puede contener sustancias tóxicas que con el cocinado se eliminan. La mejor forma de prepararla es asada al horno, pero también se puede consumir frita o en puré. Combina estupendamente con canela, miel, coco, lima y nuez moscada, y constituye un acompañamiento idóneo de la carne de cerdo y aves.

A partir de la batata puede obtenerse harina, almidón y un tipo de tapioca, así como bebidas alcohólicas.

Algunas recetas que podemos realizar con la batata son:
   o Batata al horno o papillote
   o Puchero canario
   o Ensalada de batata
   o Puré de batata con calabacín
   o Sopa o crema de batata


• YUCA O MANDIOCA (Manihot esculenta, Manihot utilissima)
Pertenece a la familia de las Euforbiáceas, crece en regiones cálidas y las variedades más importantes son la manihot utilissima (mandioca dulce) y la manihot esculenta, a partir de la cual se obtiene la tapioca.

Presenta una carne de color blanco, recubierta por una corteza de color pardo o marrón oscuro y de aspecto leñoso. Es muy rica en hidratos de carbono complejos, pobre en proteínas y grasas, y muy buena fuente de vitaminas del grupo B (B2, B6), vitamina C, y minerales como magnesio, potasio, calcio y hierro.

La tapioca es una harina obtenida a partir de la variedad manihot esculenta; y contiene una mayor cantidad de hidratos de carbono. Con ella se pueden preparar gran cantidad de platos, de gran consumo en América del Sur, así como por vegetarianos. A base de tapioca podemos preparar budin, pan, sopa de tapioca, etc.

Es un alimento muy adecuado para todas las edades y en especial, para situaciones que requieren un gran desgaste físico o para deportistas, entre otros. Sin embargo, dado su elevado contenido de potasio, aquellas personas que padecen problemas de riñón deberán prepararla de la misma forma que la patata, dejarla en remojo durante varias horas antes de cocinarla y desechar el agua del remojo.

Por otro lado, tanto la mandioca como la tapioca no contienen gluten, motivo por el cual las pueden consumir sin problemas, las personas que tienen celiaquía o intolerancia al gluten.

Han de cocinarse siempre antes de su consumo, para inactivar mediante la acción del calor, los compuestos tóxicos que poseen.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·