Tu alimentación y la de tu familia


Alimentamos tu salud

La alimentación es un hecho cotidiano que realizamos a diario y al que muchas veces, no le damos la importancia que se merece.

Lo que comemos influye directamente en nuestro estado de salud actual y futuro y debemos tomar conciencia de cómo lo hacemos, de qué forma y con quién.


Las necesidades energéticas

 

Cada persona tiene unos requerimientos de energía específicos. Se habla del “balance de energía corporal” teniendo en cuenta los ingresos y los gastos de energía.

Si este balance está equilibrado, diremos que el gasto es igual al ingreso; es decir mantendremos el peso corporal. Si por el contrario, hay una entrada mayor de energía de la que sale, el balance será positivo y dará lugar a un aumento de masa corporal. Mientras que si el balance es negativo (menor entrada que salida de energía) habrá una disminución de masa corporal, o lo que es lo mismo, una pérdida de peso.

Este ingreso energético para cubrir las necesidades calóricas, se produce a través del consumo de alimentos; aunque la energía que obtenemos de ellos, es menor a la que contienen realmente debido a las pérdidas que se producen (es lo que llamamos energía bruta). Ésta se determina mediante una bomba calorimétrica donde se somete el alimento a una combustión que genera H2O, CO2 y óxidos de nitrógeno. Como consecuencia, hay una liberación de energía en forma de calor, cuya medida será la energía bruta o energía total del alimento. A partir de ahí, una vez la persona lo consuma y debido a las diferentes reacciones que se producen en el organismo, digestión, absorción, etc. La energía realmente utilizable para cubrir las necesidades energéticas del individuo será mucho menor.

Esta energía servirá para cubrir las siguientes necesidades energéticas:

  • Metabolismo basal, energía necesaria para cubrir las mínimas funciones vitales.
  • Energía para llevar a cabo actividad física.
  • Energía necesaria para digerir y absorber los nutrientes y el resto de reacciones que se producen en el proceso de obtención de energía.

Ampliar información

Reparte tu ingesta en 5 comidas al día

 

Hablar de hábitos de vida saludables es sinónimo de hacer ejercicio físico, no fumar, llevar una alimentación saludable y equilibrada, disfrutar del tiempo de ocio, etc.

La mayoría de nosotros, intentamos llevarlos a cabo, aunque no siempre con los mismos resultados. Muchas veces influenciados por el entorno, nos ponemos como objetivo metas que nos resultan complicadas de cumplir y pasado un tiempo, abandonamos nuestros buenos propósitos, cosa que a la larga repercute negativamente en nuestro cuerpo y en nuestra mente.

Uno de los hábitos saludables que, en general, más nos cuesta cumplir es el de llevar una alimentación saludable, variada y equilibrada. A menudo, pasamos de comer en exceso, a disminuir drásticamente nuestro consumo, lo que se traduce en pasar hambre y como consecuencia a la larga, abandonar nuestro primer propósito. Muchas veces olvidamos una de las reglas más importantes que es la de realizar al menos 5 comidas a lo largo del día, para conseguir que el organismo cuente con la energía necesaria para hacer frente a nuestro día a día con garantías.

La distribución calórica debería ser la siguiente:

  • Desayuno: 20-25%
  • Media mañana: 5-10%
  • Comida: 30-35%
  • Merienda: 10%
  • Cena: 20-25%

Y esto siempre deberá ir acorde con nuestros horarios laborales, escolares, si realizamos actividad física, etc. En definitiva, en base a nuestro estilo de vida.

Ampliar información

La importancia de una buena hidratación. Elige bien tu bebida

 

El agua es un componente imprescindible para el mantenimiento de la vida. Se trata de una sustancia involucrada en diversas funciones de nuestro organismo y todas las reacciones químicas que tienen lugar en él, suceden en un medio acuoso. Se trata del componente más importante cuantitativamente hablando, ya que ocupa 2/3 partes del peso total.

Como porcentaje de la masa corporal, el contenido de agua es mayor en los hombres, un 60%, que en las mujeres, un 50%. Y tiende a disminuir con la edad en ambos sexos, como consecuencia de los cambios que se producen en la composición corporal (pérdida de masa magra e incremento de grasa corporal), siendo en algunas personas, una causa importante de reducción de peso.

Cuando hablamos de hábitos de vida saludables, de manera demasiado frecuente, no damos la importancia que merece a una buena hidratación. Como hemos visto, el agua representa cerca de un 60% de nuestro peso corporal total, pero a pesar de su vital importancia, no existe un mecanismo eficiente para almacenarla en nuestro organismo. Por ello, debemos aportarle líquidos de manera constante y regular.

En condiciones normales, deberíamos ingerir a diario entre 2 y 3 litros de líquidos, la mayor parte en forma de agua, aunque dependiendo de cada persona, estas cantidades pueden variar ligeramente. Lo que hay que tener en cuenta es que hay algunos grupos de población, como pueden ser los niños y las personas mayores, a los que se deberá prestar una mayor atención en ese sentido. En este último caso, la razón principal es que a medida que nos vamos haciendo mayores, con la edad, disminuye la sensación de sed. Es decir, puede que una persona mayor note que empieza a tener sed cuando ya padece una deshidratación importante. Por ello, debemos beber incluso sin tener sed.

Ampliar información

Comer de forma adecuada es fácil

 

La evolución en el estilo de vida que hemos observado en las últimas décadas ha desembocado en muchos cambios, y sobretodo, en nuestra alimentación.

El papel de la mujer, que había sido siempre el sustento del hogar y de todo lo que conllevaba, las tareas de la casa, etc. se ha visto modificado debido a su inmersión en el mundo laboral, igualándose al modelo de figura paterna. Es decir, una mujer trabajadora que pasa más tiempo fuera del hogar y que no puede dedicar tanto tiempo a lo que antes era su único trabajo, la familia. Y esto, que es un gran avance sobretodo para la mujer, ha supuesto un cambio en su propio estilo de vida y, también, en el seno familiar. Por una cuestión de tiempo, poca planificación y organización, muchas veces la alimentación queda en un segundo plano, y no siempre es todo lo correcto que debería ser.

Unas veces por prisas, otras por estrés e incluso otras, por falta de ganas, acabamos comiendo aquello que menos tiempo nos suponga o lo que encontremos en la nevera sin tener que pensar mucho. Y aunque es cierto, que las madres suelen estar más atentas a la alimentación de sus hijos que a la suya propia, muchas veces incluso la de los más pequeños acaba siendo poco saludable y desequilibrada.

Por todo ello, debemos prestar más atención a nuestra alimentación. Debemos saber que seguir una alimentación sana, variada, suficiente y equilibrada nos ayudará a prevenir muchas enfermedades y problemas futuros, y no sólo pensando en nuestros hijos o familiares, sino en nosotros mismos. Por ello, debemos tenerlo en cuenta. Sólo teniendo claros unos conceptos básicos sobre alimentación, podemos conseguirlo de forma fácil y práctica.

Cuéntanos qué sabes sobre los alimentos. Y, pues, explícanos cómo te alimentas y, en definitiva, cómo te nutres, haciendo un clic aquí  .

Ampliar información



PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2017 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·