¿Conoces tu índice de Masa Corporal (IMC)?

Los comités internacionales de expertos, recomiendan el empleo del Índice de Masa Corporal (IMC) como un indicador orientativo del estado nutricional. Introduciendo tu peso y talla podrás conocer el tuyo y, descubrir nuestros consejos saludables, individualizados para ti.

Introduce tus datos y calcula:

PESO:

ALTURA:

Kg.

, m.


Volver

Tu IMC es:
La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: BAJO PESO

Sería conveniente subir de peso hacia el rango de normopeso, ya que, contrariamente a lo que mucha gente piensa, el bajo peso puede tener consecuencias graves para la salud.


Volver

Tu IMC es:

La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: NORMOPESO

Intenta mantener tu peso actual, ya que te encuentras en un peso adecuado para tu estatura y, sobre todo, procura que tus hábitos de dieta y ejercicio físico sean saludables.


Volver

Tu IMC es:

La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: SOBREPESO I

Si tu peso es estable, no padeces ninguna enfermedad asociada a la obesidad y no se te acumula grasa en el abdomen, no es un sobrepeso preocupante. Puedes mantenerte en este peso o bajar hacia un normopeso (IMC = 8,5 – 24,9), siempre y cuando mantengas unos hábitos saludables de dieta y ejercicio físico.

Si alguno de los anteriores puntos está presente, por tu salud te aconsejamos que pierdas unos kilos hasta situarte dentro del rango de normopeso.


Volver

Tu IMC es:

La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: SOBREPESO II

Si tu peso es estable, no padeces ninguna enfermedad asociada a la obesidad y no se te acumula grasa en el abdomen, no es un sobrepeso preocupante. Puedes mantenerte en este peso o bajar hacia normopeso, siempre y cuando tengas unos hábitos saludables de dieta y ejercicio físico.

Si alguno de los anteriores puntos está presente, te aconsejamos bajar entre un 5 y un 10% tu peso, para poder mejorar tu estado de salud.


Volver

Tu IMC es:

La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: OBESIDAD I

La obesidad es una enfermedad crónica que implica un exceso de grasa corporal y un incremento en el riesgo de padecer ciertas enfermedades y trastornos fisiológicos, como la hipertensión arterial, diabetes y dislipemias, entre otras.

Si ya padeces alguna enfermedad relacionada con la obesidad, o se te acumula grasa en el abdomen, te aconsejamos que bajes de peso, al menos un 10%. Así, podrás incluir nuevos hábitos saludables que ayudarán a mejorar las patologías asociadas a la obesidad.

Si aún no padeces estos síntomas, para prevenir posibles problemas de salud, te recomendamos bajar de peso entre un 5 y un 10%, y cuidar tus hábitos alimentarios y de práctica regular de ejercicio físico.


Volver

Tu IMC es:

La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: OBESIDAD II

La obesidad es una enfermedad crónica que implica un exceso de grasa corporal. Y, en este caso, habitualmente va acompañada de alguna enfermedad asociada.

Si es así, por razones de salud, es necesario bajar de peso entre un 20 y un 30%, teniendo en cuenta las patologías que puedan relacionarse con la obesidad.

Asimismo, es imprescindible establecer unos hábitos saludables de alimentarios y de ejercicio físico, que se vayan instaurando de forma progresiva y de por vida.

Si, por suerte aún no padeces alguna enfermedad relacionada con la obesidad y no se te acumula grasa en el abdomen, comienza bajando un 10% de peso, sin olvidarte de la importancia de unos buenos hábitos.


Volver

Tu IMC es:

La OMS (Organización Mundial de la Salud)
establece como categoría de tu IMC: OBESIDAD III

La obesidad es una enfermedad crónica que implica un exceso de grasa corporal. Y, en este caso, habitualmente va acompañada de alguna enfermedad asociada.

Por razones de salud, es necesario bajar de peso entre un 20 y un 30% de tu peso actual, teniendo en cuenta las patologías que pueden relacionarse con la obesidad. Asimismo, es imprescindible establecer unos hábitos saludables de alimentarios y de ejercicio físico, que se vayan instaurando de forma progresiva y de por vida.