Se dice:"Las frutas que saben dulce llevan mucho azúcar y no se deben tomar".

100 gramos de fresas aportan unas 36 Kilocalorías,y 100 gramos de manzana unas 52 kilocalorías; aporte calórico muy parecido a los de 100 gramos de melocotón; y 100 gramos de melón aportan unas 31 Kilocalorías.

Más o menos, las manzanas y los melocotones - a pesar de ser tan dulces estos últimos - son parecidos desde el punto de vista energético.

El melón y las fresas, que también son muy dulces, tienen bastante menos densidad energética que la manzana. Es cierto que gran parte del sabor de la fruta se debe al azúcar fructosa; pero aunque las fresas o el melón (por ejemplo) sean más dulces que la manzana, ésta engorda más que ellos.

El que la fruta sea dulce o no, no implica siempre que aporte más kilocalorías. El sentido del gusto “engaña”.