Si quieres ahorrar calorías, debes consumir la parte “más pálida” de las verduras.

Algunas personas se hacen caldos con estas partes más claras de las verduras. Otras veces las toman hervidas.

La parte más clara y descolorida de las verduras y hortalizas tiene menos vitaminas y pigmentos que las partes más coloreadas. Por ello, en caso de elegir, elijamos las partes más verdes y coloreadas.

Desde el punto de vista energético, da igual, ya que aportan lo mismo. Además, no se debe olvidar que las verduras y hortalizas tienen una baja densidad calórica; y que nuestro exceso de peso no se debe a su ingesta; más bien todo el contrario.