Se dice: “Tenemos que retirar los hidratos de carbono de la dieta, ya que nos impiden perder peso. Y las dietas muy hiperproteicas son buenas

Este mito sí que está muy extendido. A partir de marzo mucha gente empieza a dejar de tomar casi totalmente hidratos decarbono (pan, arroz, pasta, patatas, legumbres, frutas...) para tratar de perder peso.

Un gramo de hidratos de carbono aporta 4 kilocalorías, al igual que uno de proteínas. Un gramo de grasa nos aporta 9 kilocalorías y un gramo de etanol (alcohol) nos aporta 7 kilocalorías. Por ello, no son los hidratos de carbono los que disparan las kilocalorías de nuestra ingesta diaria. Pues, tomar arroz, pasta y patatas es importante, recomendándose tomar al día de 4 a 6 raciones de cereales. Las dietas hiperproteicas van en contra de las recomendaciones de la alimentación saludable de las sociedades científicas. Si seguimos una dieta baja en calorías en la cual no ingerimos hidratos de carbono, la glucosa sanguínea y las reservas de glucógeno de nuestro organismo se agotarán rápidamente. La gran pérdida inicial de peso se debe a la pérdida de agua corporal. Al agotarse el glucógeno, se pierde agua porque por cada gramo de éste se acumulan casi 3 gramos de agua. Perderemos peso, pero casi nada corresponderá todavía a grasa que es lo que nos importa perder.