Mucha gente sustituye la margarina por mantequilla puesto que cree que engorda menos.

Es frecuente que muchas veces se sustituya la mantequilla por margarina en la creencia de que engorda menos, sin saber que un gramo de aceite, sea vegetal o animal, aporta las mismas kilocalorías. Es decir, 100 gramos de mantequilla o de margarina aportan aproximadamente unos 752 kilocalorías. La mantequilla es una gran fuente de vitaminas A, D y E,y contiene proteínas y minerales como calcio, fósforo, sodio, potasio y magnesio. En cambio la margarina puede contener la misma cantidad de vitaminas sólo si le son añadidas (en bastantes ocasiones se les añade, lo podemos ver en las etiquetas). Lo que sí es cierto es que el tipo de grasa es diferente: la margarina es de origen vegetal y, por ello, es rica en grasas monoinsaturadas; mientras que la mantequilla que es de origen animal, y tiene bastante grasa saturada. Además también se pueden ingerir las margarinas que llevan adicionados fitoesteroles vegetales, que ayudan a reducir el LDL-colesterol (colesterol malo) en un 10-15% si se acompaña de una dieta equilibrada y saludable. Desde el punto de vista calórico, la mantequilla y la margarina son prácticamente equivalentes. La principal diferencia por la que antes se solía recomendar margarina, es que ésta, al ser una grasa vegetal, no aporta colesterol. Sin embargo, en el proceso de formación de las margarinas se pueden producir los llamados ácidos grasos “trans”. Estos no son grasas recomendables puesto que elevan el colesterol “malo” y bajan el “bueno”, y por ello, mucha gente evita las margarinas.