El pan de molde o las tostadas de pan industrial apenas engordan.

Mucha gente cree que, como las rebanadas son ligeras y blandas, aportan muy pocas kilocalorías y se pueden tomar medio paquete de una sentada. Pero 100 gramos de pan de molde, por ejemplo, pueden aportar perfectamente 230-270 kilocalorías, dependiendo de la marca y el tipo. Algunos panes industriales en tostadas, pueden aportar hasta 380-411 kilocalorías por cada 100 gramos de producto. Es decir, en muchas ocasiones superan en energía al pan de trigo de toda la vida.

Y es que hay muchas personas que comen grandes cantidades de panes tostados o de molde. No olvidemos que sus kilocalorías no son despreciables. Ya vemos que incluso pueden ser superiores a las del pan fresco. Hay que leer las etiquetas minuciosamente y no guiarnos por palabras o frases como “ligero”, “cuida tu línea” y expresiones parecidas.

Existen variantes más bajas en kilocalorías (sin grasa, sin azúcar, etc.), pero sus kilocalorías nunca son, ni mucho menos, despreciables.