Alimentación según estado de salud

En los últimos años, el avance significativo de los conocimientos científicos relacionados con la Nutrición, la Biología y la Genómica ha provocado grandes cambios y avances en lo que se refiere a la relación existente entre salud y enfermedad, conjuntamente con los alimentos que ingerimos, los hábitos y el estilo de vida de cada persona. Estos avances han puesto de manifiesto que muchas patologías tienen un trasfondo nutricional; hecho que pone en evidencia que la alimentación desempeña un papel importante en la prevención de la enfermedad, así como parte del tratamiento terapéutico de muchas patologías.

Descubre cómo puedes mejorar tu salud y calidad de vida a través de una adecuada pauta de alimen-tación, seleccionando tu trastorno o patología.

Y, para más ayuda, aquí encontrarás unos menús orientativos que te ayudarán a llevarla a cabo.

 


Enfermedades renales

Qué es y a Qué se debe
Quién lo sufre
Síntomas y signos
Diagnóstico
Tratamiento Nutricional


Una nefropatía o enfermedad renal es cualquier trastorno que afecta el funcionamiento de los riñones.

Existen multitud de patologías renales, entre ellas destacan las siguientes:

  • Insuficiencia renal aguda
  • Insuficiencia renal crónica
  • Síndrome nefrítico agudo
  • Síndrome nefrótico congénito 
  • Nefritis intersticial
  • Nefritis crónica
  • Cáncer renal
  • Cálculos renales

La enfermedad renal puede ser ocasionada por uno o más factores, entre los que se encuentran:

  • litiasis,
  • cáncer,
  • hipertensión,
  • diabetes,
  • ingesta de ciertos fármacos, como algunos analgésicos.

En algunos casos, el origen de la enfermedad renal se desconoce. Así, por ejemplo, el 20% de los casos de insuficiencia renal crónica tienen una causa incierta.


Cualquier persona puede sufrir una enfermedad renal. Pero lo cierto es que el riesgo de padecer algunas de ellas, como la insuficiencia renal crónica, que afecta aproximadamente entre un 7 y un 9% de la población española, se incrementa en determinadas circunstancias.


Existen algunos factores de riesgo, entre los que cabe destacar:

  • sufrir cierto grado de obesidad (IMC > 30 kg/m2),
  • edad superior a 60 años,
  • padecer diabetes,
  • sufrir hipertensión arterial,
  • enfermedad poliquística renal
  • incluso, ingerir ciertos principios activos farmacológicos, como la penicilina.

Los síntomas y signos pueden ser muy variables dependiendo de la enfermedad que se padezca.
En el caso de la insuficiencia renal dependerá de la tasa de progresión de la enfermedad y la causa subyacente.

La insuficiencia renal aguda suele ir acompañada de retención de líquidos, sangrado interno, hormigueos, dolor de cabeza, náuseas, mal sabor de boca, color amarillento, etc. Sin embargo, pueden no existir síntomas hasta que la función renal decline a menos del 20%.


El diagnóstico de la enfermedad renal debe ser realizado por un médico.

Si hablamos de insuficiencia renal es común analizar los niveles de creatinina. Pues, cuando el paciente presenta algún grado de insuficiencia renal, suele haber un aumento del nivel de creatinina sérica. Normalmente, éste es el primer signo de insuficiencia renal y, el aumento, puede ocurrir antes de que el paciente se sienta mal.


El tratamiento dietético de la enfermedad renal dependerá de la patología concreta. Son tratamientos muy ajustados en cuanto a valores, más cuantitativos que cualitativos, y no pueden darse unas recomendaciones generales para todos los pacientes.

A continuación, veremos algunos consejos para los casos de insuficiencia renal, ya que es donde el tratamiento nutricional es más determinante:

• Energía
Se recomienda el aporte de 35-50 Kcal/peso ideal/día. Si no hay suficiente aporte de energía, el catabolismo proteico elevado empeora la insuficiencia renal debido a un aumento del ácido úrico y de la creatinina (no aumenta la urea).

• Proteínas
   - Tratamiento sin diálisis, 0.25-0.5 g/kg/día (de las cuales 20-30 g de proteínas deben ser de elevado valor biológico)
   - Tratamiento con diálisis, 1-1.2 g/Kg/día.
Para más información puedes consultar nuestros apuntes prácticos sobre los grupos de alimentos con principal función estructural; es decir, los que contienen una mayor cantidad de proteínas: las carnes , los productos de la pesca y los productos lácteos .  

• Líquidos
   - Fase oligúrica, según las pérdidas (diuresis, pérdidas insensibles, vómitos, diarrea, fístulas, drenajes, fiebres elevadas, etc.).
   - Fase diurética, a voluntad.

El peso puede ser un buen indicador del aumento o disminución de líquidos.

• Sodio
   - Fase oligúrica, 20-40 mmol/día (1 mmol equivale a 23mg, 1 mEq).
   - Fase diurética, a voluntad.

• Potasio
   Existe el riesgo de hiperpotasemia que puede producir la muerte por trastornos del ritmo cardíaco. Se requerirán 25-40 mmol (siendo 1 mmol K+ equivalente a 39 mg o 1 mEq K+).

• Fósforo
   Será necesaria medicación para aumentar la excreción.

 

En NUESTRA GASTROTECA encontrarás un ejemplo de menú adecuado y pensado para personas con problemas renales.




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2014 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·