Alimentación según estado de salud

En los últimos años, el avance significativo de los conocimientos científicos relacionados con la Nutrición, la Biología y la Genómica ha provocado grandes cambios y avances en lo que se refiere a la relación existente entre salud y enfermedad, conjuntamente con los alimentos que ingerimos, los hábitos y el estilo de vida de cada persona. Estos avances han puesto de manifiesto que muchas patologías tienen un trasfondo nutricional; hecho que pone en evidencia que la alimentación desempeña un papel importante en la prevención de la enfermedad, así como parte del tratamiento terapéutico de muchas patologías.

Descubre cómo puedes mejorar tu salud y calidad de vida a través de una adecuada pauta de alimen-tación, seleccionando tu trastorno o patología.

Y, para más ayuda, aquí encontrarás unos menús orientativos que te ayudarán a llevarla a cabo.

 


Enfermedad de crohn

Qué es y a qué se debe
Quién lo sufre
Síntomas y signos
Diagnóstico
Tratamiento Nutricional


La Enfermedad de Crohn es un tipo de patología de naturaleza desconocida que se relaciona con una inflamación crónica de cualquier parte del tubo intestinal, considerando éste desde la boca hasta el ano, aunque lo más habitual es que afecte al íleon terminal y colon. Esta inflamación conlleva un engrosamiento de la mucosa intestinal.

Junto con la Colitis Ulcerosa forma parte de las denominadas Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII).

La Enfermedad de Crohn cursa con brotes y, pese a que su causa no está totalmente definida, parece ser que el sistema inmunológico está predispuesto a la reacción inflamatoria por la presencia de ciertos factores ambientales (como el tabaquismo) y la genética.


La incidencia en nuestro país es mayor en las mujeres entre los 15 y los 35 años, aunque también los hombres y personas de diferentes rangos de edad la padecen. En otros países, como los nórdicos, su prevalencia es un 80% más frecuente que en España.

Uno de los factores predominantes es la genética. Así, se ha comprobado que tener antecedentes familiares de esta enfermedad y ser de raza judía, predispone al padecimiento de esta patología.

Dentro de los elementos evitables merece destacar el hábito tabáquico.


Para algunas personas, esta enfermedad condiciona ampliamente su calidad de vida, puesto que, a pesar de que los síntomas dependen de la zona del tracto gastrointestinal que esté afectado, lo más común es presentar dolor abdominal, cólicos, diarreas acuosas habitualmente con moco y sangre, anemia, dolor en las deposiciones…

Asimismo pueden variar de intensidad, así como aparecer a modo de brotes. Habitualmente crea fatiga, inapetencia y malabsorción de nutrientes, favoreciendo la pérdida de peso involuntaria y pudiendo afectar al estado nutricional del paciente, de ahí la importancia del soporte nutricional como parte del tratamiento, sobre todo si se siguen tratamientos farmacológicos que comprometen aún más el estado de la mucosa intestinal.


El diagnóstico es complicado por presencia de multitud de síntomas y signos similares a los de otras patologías gastrointestinales. Entre un 10 y un 15% de los enfermos por EII pasan a incluirse dentro de la Colitis indeterminada, por la imposibilidad de poderse circunscribir de manera precisa en una patología u otra.

Con el fin de diagnosticar con exactitud una Enfermedad de Crohn, se siguen pruebas de distinto carácter:

  1. Analíticas sanguíneas y coprocultivos.
  2. Endoscopias.
  3. Técnicas de imagen: Radiologías, ecografías, TAC…
  4. Biopsias intestinales (Anatomía patológica).

 


El fin del tratamiento integral de estos pacientes consiste en la reducción de la inflamación intestinal para lograr un control de su sintomatología asociada. Para ello puede hacerse uso de uno o varios de estos factores combinados:

  1. Fármacos (esteroideos, corticoides, antibióticos, antiinflamatorios…),
  2. Cirugía intestinal: Especialmente si aparecen fístulas, perforación u obstrucción intestinal, abscesos o una inexistente respuesta al tratamiento adoptado.
  3. Medidas dietéticas.

El procedimiento a seguir dependerá de la severidad de sus síntomas, la localización del tejido afectado y la variabilidad individual.

En ocasiones, el simple hecho de introducir ciertas pautas en la alimentación se traduce en una mejora considerable de los efectos negativos de la enfermedad.

Pese a que algunos afectados tienden a limitar el consumo de ciertos alimentos por defecto, no es aconsejable, puesto que ello puede fomentar el desarrollo de carencias nutricionales.

Aún se desconoce el efecto del consumo de fibra, aunque parece que debe seguirse una dieta baja en residuos en pacientes propensos a padecer obstrucción intestinal.

A veces los cambios nutricionales no son suficientes y deben ser complementados con suplementos.

Las recomendaciones dietéticas a considerar por estos sujetos se resumen en las siguientes premisas generales:

  • Se deberá seguir una dieta basada en la Mediterránea, con gran variedad de alimentos y equilibrada en nutrientes.
  • Evitar las preparaciones muy grasas, como los fritos y rebozados, guisos o estofados y bollería industrial. Además, se prestará especial atención a los alimentos cuya composición es rica en aceite o grasa, como los embutidos, la nata…
  • Los alimentos muy fríos o calientes suelen provocar una disminución de la consistencia de las heces, por lo que es preferible consumirlos a temperaturas templadas.
  • Se evitarán los alimentos denominados “irritantes” como los que contienen cafeína (té, café), las especias picantes, el chocolate, las bebidas carbonatadas y el alcohol. El hábito tabáquico también debería eliminarse.
  • No eliminar los lácteos por defecto sin haber comprobado su intolerancia: Las leches fermentadas como koumiss, kéfir o yogur son hábiles aliados en la prevención de patologías digestivas. Sus bacterias lácticas, especialmente si están enriquecidos en ellas, favorecen el estado de nuestra flora intestinal, previniendo la aparición de diarreas. Asimismo, son fuente de calcio y vitamina D, dos nutrientes realmente importantes en personas que siguen tratamientos con corticoides, debido a su predisposición a la descalcificación ósea. Pese a que el consumo habitual de probióticos (como las leches fermentadas) parecen dar resultados muy positivos en personas con patologías como Síndrome de Intestino Irritable, aún no se cuenta con suficiente evidencia para afirmarlo en Enfermedad de Crohn.
  • Ciertas verduras, como la cebolla, las coles y el puerro, son flatulentas. Evítelas si ve una relación directa entre su consumo y el empeoramiento de los síntomas.

 




PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2014 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·