INICIO > TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA > LA ALIMENTACIÓN DURANTE NUESTRA VIDA

Tu alimentación y la de tu familia


La alimentación durante nuestra vida

Las necesidades nutricionales varían mucho a lo largo de la vida, por ello, la alimentación debe adaptarse a éstas. Existen situaciones fisiológicas muy concretas que requieren de una atención especial, en concreto, nos centraremos en el embarazo y la lactancia, la menopausia y la vejez.


Haz que tus hijos disfruten comiendo

 

Cuando hablamos de hábitos de vida saludables, todos tenemos claro que la dieta debe ser variada y equilibrada y que debemos hacer ejercicio físico de forma regular. Y si encima hablamos de niños, aún lo tenemos más claro, o al menos, eso aseguramos. Pero la realidad es que el porcentaje de niños con sobrepeso u obesidad, en nuestra sociedad, aumenta día tras día, y eso acaba siendo un problema de todos.

Fijémonos en todas las tareas que tienen que realizar nuestros hijos cada día: estudiar, ser los primeros de la clase, hacer deporte, jugar, divertirse,…, y, además, ¡CRECER! Eso nos demuestra que su dieta debe ser además de variada y equilibrada, saludable, suficiente y adecuada. Debe aportarles todos los nutrientes necesarios en las cantidades justas, para asegurar su óptimo crecimiento y desarrollo, y eso no siempre es fácil cuando su entorno (amigos, publicidad, etc.) les va influenciando en cuanto a qué comer (bollería, snacks, etc.) y a qué jugar (videoconsolas, juegos de ordenador, etc.). Por ello, debemos tener claras una serie de normas, consejos e ideas que nos harán más fácil, la difícil tarea de enseñar a comer a nuestros hijos.

Ampliar información

Adolescentes y alimentación, ¡cuidado!

 

La adolescencia es una etapa de grandes cambios. Transición de la infancia a la edad adulta, va más allá de los cambios corporales, abarcando también el desarrollo psicológico y social que permitirá avanzar hacia la maduración de la personalidad. Si quieres saber más, sigue la flecha  .

La alimentación y los hábitos alimentarios del adolescente están fácilmente influenciados por los cambios corporales, los aspectos psicológicos, los sociales y la percepción de su imagen corporal, los cuales incidirán notablemente sobre ellos, hasta el punto de llegar a rehusar ciertos alimentos de la pauta de alimentación. Realiza nuestros tests para saber cuanto sabes sobre temas relacionados con la alimentación  .

Un aporte adecuado de nutrientes en el adolescente es un factor decisivo para alcanzar un estado de salud, ritmo de crecimiento y desarrollo corporal óptimos; y no sólo esto, también inciden en la prevención de enfermedades en la edad adulta, como la hipertensión, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, entre otras .

Debido a la gran actividad metabólica, las necesidades energéticas y nutricionales de esta etapa de la vida son elevadísimas. Y la forma de cubrirlos es respetando los consejos saludables que a continuación trataremos. Ayudarán a evitar déficits de ciertos minerales, como el calcio y el hierro, y de fibra; o bien el exceso de colesterol y grasas saturadas; también a evitar la omisión de ingestas diarias y al hábito de picotear entre comidas. Mejora tus hábitos alimentarios, pulsando aquí  .

Adultos y sanos

 

La evolución en el estilo de vida que hemos observado en las últimas décadas ha desembocado en muchos cambios, y especialmente, en nuestra alimentación. Realiza nuestros tests para ver como son tus hábitos de vida.

El papel de la mujer, que había sido siempre el sustento del hogar y de todo lo que conllevaba, las tareas de la casa, etc. se ha visto modificado debido a su inmersión en el mundo laboral, igualándose al modelo de figura paterna. Es decir, una mujer trabajadora que pasa más tiempo fuera del hogar y que no puede dedicar tanto tiempo a lo que antes era su único trabajo, la familia. Y esto, que es un gran avance sobre todo para la mujer, ha supuesto un cambio en su propio estilo de vida y, también, en el seno familiar. Por una cuestión de tiempo, poca planificación y organización , muchas veces la alimentación queda en un segundo plano, y no siempre es todo lo correcto que debería ser.

Unas veces por prisas, otras por estrés e incluso otras, por falta de ganas, acabamos comiendo aquello que menos tiempo nos suponga o lo que encontremos en la nevera sin tener que pensar mucho. Y aunque es cierto, que las madres suelen estar más atentas a la alimentación de sus hijos que a la suya propia, muchas veces incluso la de los más pequeños acaba siendo  poco saludable y desequilibrada.

Por todo ello, debemos prestar más atención a nuestra alimentación . Debemos saber que seguir una alimentación saludable, variada, suficiente y equilibrada nos ayudará a prevenir muchas enfermedades y problemas futuros, y no sólo pensando en nuestros hijos o familiares, sino en nosotros mismos. Por ello, debemos tenerlo en cuenta. Sólo teniendo claros unos conceptos básicos sobre alimentación , podemos conseguirlo de forma fácil y práctica.

En el embarazo y la lactancia…

 

El embarazo, o gestación, es un proceso fisiológico de una gran trascendencia biológica ya que permite la sobrevivencia de la especie. Como tal, debe tratarse de forma especial, sobretodo por los requerimientos nutricionales de que precisa y que permitirán asegurar un buen desarrollo y una correcta nutrición del feto.

Una nutrición adecuada en la mujer y el consecuente buen estado nutricional son factores determinantes tanto para su salud como para la de sus futuros hijos. Incluso desde antes de quedarse embarazada, una mujer que tenga entre sus planes más inmediatos tener un hijo, debe empezar a cuidar su alimentación. Esto es debido a que, aunque no podemos tener una certeza absoluta de que el embarazo y el parto irán bien tan solo con una buena nutrición, sí que podemos ayudar a prevenir ciertos problemas: un parto prematuro, espina bífida, etc. Problemas que más adelante veremos con más detalle.

Por otro lado, durante la lactancia también se debe prestar especial atención a la alimentación, ya que además de cubrir las necesidades nutricionales de la madre, ésta debe permitir la producción de la leche materna, la calidad de la cual depende, en gran medida, de la alimentación de la madre. Por todo ello, las necesidades de energía se incrementan.

Por lo tanto, la gestación y la lactancia precisan de una pauta de alimentación saludable, variada, suficiente y equilibrada, pero con algunas indicaciones especiales que veremos con más detalle a continuación.

Ampliar información

En la menopausia: cambios a tener en cuenta

 

La menopausia es el período donde termina la fase reproductiva de la mujer, justo cuando termina la menstruación. Con el tiempo y de forma gradual, los ovarios pierden su capacidad para producir estrógenos y progesterona, hecho que provoca el cese de la menstruación. En esta etapa se producen una serie de cambios físicos y psicológicos en la mujer que requieren una atención especial.

La edad de inicio puede ser muy variable, pero se considera normal entre los 45 y los 55 años. Y que se produzca antes o después, depende en gran parte de los antecedentes familiares. Puede haber enfermedades que provoquen un adelantamiento del inicio de esta etapa, y en ese caso la llamamos menopausia inducida.

Los síntomas más frecuentes de esta etapa son:

•  Sofocaciones, sobre todo en cara, cuello, pecho y espalda, que pueden ir acompañados de enrojecimiento de la piel.
•  Alteraciones psicológicas, como cambios de humor, irritabilidad, alteraciones del sueño, ansiedad, depresión, etc.
•  Sequedad vaginal y atrofia de los conductos urinarios, por el hecho que disminuye la lubricación, produciendo sensación de escozor y sequedad facilitando la aparición de infecciones vaginales, así como dolor al miccionar, incontinencia y micciones más frecuentes.
•  Alteraciones de la piel: envejecimiento cutánea, sequedad, manchas, pigmentaciones, etc.
•  Osteoporosis, debido a la falta de estrógenos, la desmineralización se acelera pudiendo provocar problemas de salud importantes.
•  Aumento de peso y redistribución de las grasas, aunque no siempre se da, pero sí que es una etapa en que se observa una mayor facilidad para ganarlo y mayor dificultad para perderlo, debido a la pérdida de masa magra y aumento de tejido adiposo.
•  Incremento de la posibilidad de padecer comorbilidades asociadas (hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolémia, arterioesclerosis, etc.).

Has llegado a una edad en la cual la alimentación toma mucha importancia para mantener un buen estado de salud. Cuéntanos: ¿Te pesan los años o te favorecen? 

Ampliar información

Cuida a tus mayores...

 

Lo que conocemos por “vejez”, “tercera edad” o “ancianos”, está constituido un grupo muy heterogéneo que no tiene un inicio claramente delimitado. Aunque muchas veces se relaciona la etapa de la jubilación con la vejez, la verdad es que hay muchas personas que a esa edad, alrededor de los 60-65 años están en plenas facultades tanto físicas como psíquicas; cosa que nos hace ser un poco cautelosos a la hora de hablar de personas ancianas. Por ello, es mejor definir la vejez no tanto desde un punto de vista generacional, sino más bien, desde un punto de vista más funcional. Así, hablaremos de “personas ancianas” cuando éstas tengan sus capacidades más mermadas y cuando se hayan producido gran parte de las modificaciones fisiológicas atribuibles a la edad.

De hecho, el envejecimiento va acompañado de una serie de cambios que también afectan a la nutrición y la alimentación, y para los cuales la persona, necesita un proceso de adaptación.

Estos cambios, en primer lugar, se aprecian en la reducción del metabolismo basal, junto con la disminución de la actividad física. Por otro lado, la pérdida de piezas dentales, la disminución de la producción de saliva y de las secreciones digestivas comportan dificultades en la masticación, la deglución y la digestión de los alimentos, Además, se produce una disminución de la densidad ósea y una reducción de los movimientos intestinales que suele comportar estreñimiento. Y finalmente, el proceso de envejecimiento, comporta una disminución importante del contenido de agua del organismo, que junto a una menor percepción de la sed, suponen un mayor riesgo de deshidratación.

Ampliar información



PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2014 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·