INICIO > TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA > MEJORA TUS HÁBITOS ALIMENTARIOS

Tu alimentación y la de tu familia


Mejora tus hábitos alimentarios

Alimentarse bien no es una tarea tan difícil. Sin embargo, cuando nunca has tenido que organizar tus comidas es muy fácil caer en errores alimentarios y acabar comiendo de forma poco saludable y variada. En esta sección, te mostraremos cómo mejorar tu alimentación de una forma sencilla y práctica.


Restar calorías con especias… un mundo de sabores

 

El cuidado de la salud incluye el mantenimiento de un peso corporal dentro los límites recomendados para poseer un buen estado de salud. Sin embargo, para conseguirlo y mantenerlo, es preciso llevar una alimentación variada y equilibrada; es decir, que incluya todos los grupos de alimentos y en las cantidades adecuadas.

Si se ingiere más energía de la que el organismo necesita, ésta se irá acumulando en el tejido adiposo en forma de grasa y conllevará sufrir sobrepeso u obesidad, por parte del individuo. Aquí surge el dilema entre mantener un peso corporal adecuado, renunciando en ocasiones al sabor que aportan las grasas en nuestros platos, o bien, servir preparaciones exquisitas, pero quizá no tan equilibradas.

Está claro que el sabor de los alimentos es una parte fundamental del disfrute de una buena comida, pero no es necesario renunciar a obtener unas preparaciones culinarias sabrosas. La clave puede estar en el empleo de especias y hierbas aromáticas, que contribuyan a realzar tanto el sabor como el aroma de nuestros platos. Además de reducir el contenido calórico con el empleo de especias y hierbas aromáticas también se suple parte del sabor que aporta la sal. Por ello, se recomienda el uso de estos productos en personas con hipertensión arterial o retención de líquidos (edemas). No obstante, hay que tener en cuenta que algunas pueden tener efectos perjudiciales. Así, por ejemplo, no deben utilizarse las que son picantes en personas con problemas de úlceras de aparato digestivo.

El empleo de especias y hierbas aromáticas varía en función del país, incluso de la región, así como en función del plato. No todas las especias y hierbas son apropiadas para todos los alimentos. En esta sección conoceremos especias y hierbas aromáticas y aprenderemos a usarlas en función de lo que deseemos cocinar.

Ampliar información

Cocinar de forma sana con salsas

 

Las salsas son composiciones o mezclas de varias sustancias comestibles desleídas, que se utilizan para aderezar o condimentar la comida. Aunque su utilización se fija desde la antigüedad, no fue hasta el siglo XVIII cuando la sofisticación llegó a su elaboración. Actualmente tenemos a nuestra disposición numerosas recetas, frías y calientes, principales y derivadas, con las que partiendo de una base común podemos crear un amplio abanico de platos, puesto que el color, sabor, consistencia y olor de ellas dependerá de los ingredientes que se hallen en su composición.

Nutricionalmente, las salsas representan un enriquecimiento de los alimentos que acompañan, aunque no siempre tienen porque tener un aporte calórico muy elevado, pese a la creencia popular.

Existen numerosas preparaciones que dan lugar a composiciones muy nutritivas, saludables y poco calóricas, perfectas como acompañamiento de platos habitualmente consumidos en la época estival, como ensaladas, pinchos y bocadillos. Lo ideal es elegir aquellos ingredientes que nos aporten los nutrientes que necesitamos pero con la menor cantidad de calorías posible.

Descubre la infinidad de elaboraciones que hay y comprueba cuáles se adaptan mejor a tus necesidades. No dudes en innovar en tu cocina. ¡Es muy sencillo!

Ampliar información

¡Menos sal, pero mucho más sabor!

 

La sal es un condimento que se emplea, desde épocas remotas, para dar sabor a los alimentos y como método de conservación de los mismos. Y si bien es cierto que nuestro organismo la necesita para funcionar correctamente, la realidad es que solemos consumir una cantidad muy superior a la que se precisa. Si el exceso es ligero, no ocasiona mayores problemas, ya que el organismo está capacitado para eliminarlo a través del sistema urinario. No obstante, es frecuente que el consumo de sal sea muy superior al que nuestro cuerpo puede hacer frente, de ahí que se manifiesten las consecuencias de este desequilibrio.

El principal efecto del abuso de sal es la hipertensión arterial, causada por un incremento en la presión de la sangre al circular por el aparto circulatorio. Este hecho puede tener algunos síntomas, como dolores de cabeza, sangrado nasal o mareos. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, la hipertensión arterial no se manifiesta de una forma tan evidente. Por eso es aún más peligroso padecerla.

Un mal control de la tensión arterial puede causar complicaciones a nivel del aparato cardiovascular, como arteriosclerosis (obstrucción de las arterias, por depósito de grasa en su paredes, que impide el paso de la sangre), ictus cerebral (accidente vascular que ocurre en el cerebro) o enfermedad renal (dificultades en el filtrado por no existir un flujo adecuado de sangre).

Todo lo expuesto hasta este momento, revela la importancia de conocer nuestras necesidades de sal y los alimentos que la contienen; así como técnicas para evitar el empleo abusivo de este condimento, en nuestras preparaciones culinarias.

Ampliar información

Más fibra... en tu Dieta

 

La fibra es un componente de los alimentos vegetales constituido  por elementos que no son digeridos ni absorbidos por el organismo en el proceso digestivo. Aporta 2 Kcal/g y juega un papel fundamental en el correcto funcionamiento del sistema digestivo y en concreto de la función intestinal.

Existen dos tipos de fibra:

a)  fibra insoluble: aumenta la sensación de saciedad, el volumen del bolo alimenticio y facilita el paso de los alimentos a través aparato digestivo. Se encuentra en alimentos como el salvado de trigo, algunas hortalizas y granos integrales.

b)  fibra soluble: puede ser digerida por las bacterias intestinales, ayudando a la mejora de nuestras defensas y colaborando, entre otras funciones,  en la síntesis de vitaminas. Se halla en las legumbres y algunas frutas y hortalizas.

Una dieta equilibrada es fundamental para cubrir las necesidades de fibra. A pesar de ello, no basta con saber los alimentos que debemos consumir, sino que es esencial saber cómo debemos consumirlos para aprovechar toda la fibra.

Así:
• Las frutas deben consumirse siempre que sea posible con piel y, en el caso de los zumos, sin colar.
 Las hortalizas, mejor crudas o al vapor.
• Los cereales, preferiblemente integrales.

Las recomendaciones actuales de fibra en adultos oscilan entre 25 y 30 g/día, o bien de 10 a 13 g/1000 Kcal, debiendo ser la relación insoluble/soluble de 3/1.

Sin embargo, el consumo actual de fibra en Europa se encuentra alrededor de 20 g por persona y día. En concreto, en España estamos en una ingesta de 22 g. Por el contrario, en los países en vías de desarrollo el consumo de fibra se sitúa entre 60-120 g/día.

En esta sección veremos con más detalle los distintos tipos de fibra, sus efectos sobre nuestro organismo y las recomendaciones para su ingesta.

Ampliar información

Para los vegetarianos: qué hacer para lograr un óptimo equilibrio nutricional

 

El vegetarianismo es un tipo de régimen alimentario que tiene como principio la abstención en el consumo de carne, pescado y marisco, pudiendo incluir o no alimentos de origen animal (huevos y los lácteos). Sobre todo se basa en la ingesta en cereales, verduras, hortalizas, frutas y legumbres. Además, propone una producción ecológica de los alimentos, evitando contaminaciones y modificaciones genéticas.

El vegetarianismo es, aparte de una forma de alimentarse, una convicción y un estilo de vida.

En los últimos años, este estilo de vida ha ganado seguidores y apoyo profesional de algunos expertos en salud. Aún así, hay muchos detractores que afirman que este tipo de alimentación, puede tener efectos negativos en determinados grupos de población, como por ejemplo en niños o bien en mujeres embarazadas.

Considerando ambos puntos de vista, a favor y en contra, trataremos de establecer una visión objetiva de los beneficios o perjuicios reales que pueden acontecer al seguir una dieta vegetariana sin conocimientos en Dietética y Nutrición, ya sea por moda, por estética, etc.

Lo primero que hay que tener claro es que, si se desea llevar un estilo de vida vegetariano, se deben tener en cuenta aspectos nutricionales y, no olvidar que la alimentación está directamente ligada a nuestra salud. De modo que, si no subministramos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo, podemos padecer trastornos importantes relacionados con nuestro estado nutricional y salud.

La mejor opción, en el caso de optar por una conducta vegetariana, es contar con la ayuda de expertos en Nutrición que nos guíen para llevar a cabo una alimentación saludable y sin riesgos.

Ampliar información

Come saludablemente en tu piso de estudiantes

 

Diversos estudios muestran que los hábitos de vida de nuestros jóvenes son cada día menos saludables, y eso es un dato alarmante.

En general, existe un bajo consumo de cereales, pescados, frutas, verduras y legumbres y un consumo excesivo de carnes, bollería industrial, precocinados, comida rápida, azúcar, alimentos ricos especialmente en grasas saturadas y alcohol. Hecho que mantenido en el tiempo, desemboca en deficiencias de nutrientes; carencias de vitaminas y minerales, además de un desequilibrio en el aporte de macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas).

Por otro lado, se observa que son cada día más sedentarios. Y la razón principal, de esta inactividad, no es precisamente el tiempo que pasan en clase y estudiando en casa, sino especialmente, el tiempo de ocio sedentario: ver la televisión, jugar con la consola o con el ordenador, etc.

Es cierto que la industria y la publicidad ejercen una fuerte presión sobre este grupo de población, ya que cada vez se comercializan más productos dirigidos a ellos, tanto en lo que se refiere a productos alimentarios como a nuevas formas de ocio. Sin embargo, la mayoría son alimentos poco saludables y pasatiempos demasiado sedentarios. Aún así, es conveniente sobreponerse a estas tendencias y buscar un estilo de vida saludable por encima de todo.

Si hablamos de jóvenes, los que más expuestos están a estas influencias son los que acaban de abandonar el hogar familiar, generalmente para estudiar fuera de casa. Además, los pisos de estudiantes suelen convertirse en ejemplos de todos estos desequilibrios, sobre todo alimentarios, y principalmente porque la mayoría de los estudiantes desconocen en qué fallan y cómo hacer lo correcto.

En este apartado te daremos las claves de lo que podrías mejorar y cómo mejorarlo por ti mismo.

Ampliar información

Come fuera de casa de forma saludable

 

Hoy en día es muy frecuente comer fuera de casa. Es un hábito que ya no se reserva para ocasiones especiales. Sólo por cuestiones laborales, un 20% de la población se ve obligada a ello. De hecho, más de un tercio del consumo alimentario en España se produce fuera del hogar, con un volumen de negocio de unos 30.000 millones de euros. Sin embargo, a la larga, comer fuera de casa puede resultar un problema a la hora de controlar nuestro peso y cuidar nuestra salud.

No debemos confundir las salidas ocasionales (las de fin de semana o de ocio) con las frecuentes. Aunque si atendemos sólo a las primeras, según un estudio de la compañía Nielsen, vemos que el 57% de los españoles come fuera de casa, como mínimo, dos o tres veces al mes. Lo que sitúa a España como uno de los países europeos donde este comportamiento es más habitual. Por otro lado, el momento del día que más frecuentemente escogemos para comer fuera, es la hora del almuerzo, seguido de la hora de la cena. Es decir, precisamente 2 de las 3 comidas principales del día se hacen de forma frecuente fuera de casa, hecho que puede comportar no llevar una alimentación suficientemente variada y equilibrada.

Sin embargo, todo esto no debería resultar un problema: siguiendo una serie de consejos sencillos sería posible cuidar nuestra salud y nuestra alimentación sin demasiado esfuerzo. Simplemente eligiendo ciertos restaurantes, conociendo qué pinchos o bocadillos puedo consumir, aprendiendo a preparar sencillos platos aptos para ser llevados en táper, etc., puede ser suficiente como para controlar nuestra ingesta y no poner en peligro nuestra salud.

Ampliar información



PREGUNTAS FRECUENTES

TU ALIMENTACIÓN Y LA DE TU FAMILIA

SÓLO PARA TUS HIJOS

NUESTRA PIRÁMIDE DE LA ALIMENTACIÓN

DE LA DESPENSA A TU BOCA

IDEAS PARA LA COCINA

ALIMENTACIÓN SEGÚN ESTADO DE SALUD

TESTS PARA CONOCERTE MEJOR

PREGÚNTALE AL EXPERTO

NUESTRA GASTROTECA


· URÍA, 38 4º A, 33003 OVIEDO · T. 985 217 535 · 2014 @ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ·

· DATOS LEGALES · CONTACTAR ·